«A mi papá lo dejaron morir»

Muerte, indignación y denuncia, el Sanatorio Punilla en el ojo de la tormenta

Se multiplican los testimonios de vecinos que apuntan contra la reconocida clínica privada de Carlos Paz.
martes, 23 de febrero de 2021 · 12:16

Una vecina de Carlos Paz denunció al Sanatorio Privado Punilla por el fallecimiento de su padre, un jubilado de 69 años que dejó de existir el pasado 23 de enero en el Hospital Italiano de Córdoba. Micaela Cabrera sostuvo que fueron víctimas de un mal diagnóstico que derivó en una complicación del cuadro y en un desenlace fatal.

Consternada todavía por la pérdida, la mujer se sumó a una larga lista de personas que cuestionaron la atención brindada en el establecimiento y dijo que decidió hacer publica su historia «para que la gente sepa lo que pasa dentro de la clínica y para que nadie más vive lo que mi familia pasó». «Lo dejaron morir»; contó a EL DIARIO. 

El pasado mes de diciembre, Pedro Roberto Cabrera ingresó al centro médico con un pico de presión. Estuvo tres días internado y luego recibió el alta, pero a la semana, volvió a descomponerse y fue nuevamente ingresado por una supuesta infección urinaria.

«Lo llevo nuevamente a la Clínica Punilla y me dicen que él está bien, pero que ahora lo iban a internar por infección. Lo dejaron dos semanas porque yo les dije que no volvieran a mandarlo a la casa si no estaba bien y resulta que el miércoles 20 de enero le dieron el alta. Un día después, mi papá se descompensó. Estuvo una hora llamando la ambulancia y no venían, hasta que llegaron y se lo llevaron nuevamente a la Punilla. Salió el médico y lo único que tuvo para decir es que mi papá estaba loco, que no tenía nada y que solamente le había detectado la presión un poco baja»; aseguró la mujer.

«El viernes 22 me llamaron para decirme que a mi papá lo llevaban de urgencia a Córdoba porque tenia los intestinos perforados. Cuando llegamos, salieron los médicos y me dijeron que no tenía probabilidad de vida porque su cuadro estaba muy avanzado. Mi papá falleció y la clínica se lavó las manos»; agregó.

«Luego de pasar un mes internado en muy malas condiciones, lo tenían atado, me decían que estaba loco y que tenía Alzheimer, sucede que realmente estaba grave. Cuando lo retiramos de la clínica, tenía escaras, no podía caminar y tenía su cuerpo muy lastimado por las condiciones en lo que lo tenían. Mi papá tenía sus intestinos perforados y gran cantidad de materia fecal en su organismo, lo que provocó que falleciera luego de haber sido sometido a una compleja cirugía»; completó.

Comentarios