Están sin trabajo y regalan comida

Dar lo que no se tiene, una emocionante historia en Carlos Paz

Sobreviven con la venta de verduras y decidieron ayudar a quienes la están pasando peor que ellos.
lunes, 5 de julio de 2021 · 12:03

Jonathan Gómez es oriundo de Santa Fe y hace un mes se mudó con su pareja a Villa Carlos Paz. Con lo poco que tenían, montaron un puesto de verduras en la puerta de su casa y eso les permite sobrevivir en tiempos de pandemia. Y si bien no les sobra nada, todos los días, regalan bolsones con papas y cebollas a quienes más lo necesitan.

Tanto él como su esposa se encuentran buscando un trabajo fijo, pero eso no les impide ser solidarios y han solicitado donaciones para extender su ayuda a otros sectores de la ciudad.

EL DIARIO visitó a Jonathan en su puesto de Roma y 9 de Julio y contó: «Hago bolsones de verduras para vender y hace algunos días, decidimos también ayudar a gente que la está pasando peor que nosotros. Sentí que Dios me marcaba que hiciéramos algo de lo que hacíamos en Santa Fe, donde teníamos una pollería y regalábamos comida a la gente necesitada o aislada». 

«La idea principal era hacer una sopa grande, pero no teníamos donde llevarla y pensamos que muchos quizás no quisieran comerla por vergüenza o orgullo, así que armamos bolsones con lo que tenemos. Nosotros estamos desempleados y hace un mes que estamos acá alquilando. La situación está difícil para todos. No se trata de religión, se trata de ayudar al prójimo así como Dios fue bueno conmigo. Me dio mi familia, un autito que mal que mal anda para ir al mercado y todo lo que tengo»; aseguró.

«Así no tengamos mucho, tengo estos bolsones para cubrir los gatos de alquiler y demás. Me llamó mucha gente y pudimos ayudar a todos, les entregamos verduras y algunas cositas que compré en el supermercado. Pero mi temor es no poder cumplir con todos. Muchos me han dicho que estoy loco, que no tengo nada y estoy regalando cosas. Sé que Dios, de alguna forma, me lo devuelve»; reconoció Jonathan.

En otro fragmento de la entrevista, reconoció que recibió pedido de ayuda no sólo de Villa Carlos Paz, sino también de vecinos de Tanti y Cosquín. «Me llamaron de todos lados pero se me hace muy difícil, porque nosotros estamos sin trabajo y seguimos buscando. Así que si surge alguna oportunidad, estaremos muy agradecidos. Mi mujer está buscando trabajo en atención al público o como empleada doméstica y yo sé manejar camiones y trabajé en un frigorífico»; completó.

Galería de fotos

Comentarios