Villa Carlos Paz

Los padres del IRESM conformes con el alejamiento del cura párroco

«Nuestros hijos sintieron el apoyo de la sociedad»; manifestaron.
martes, 22 de noviembre de 2022 · 12:13

La comunidad educativa del colegio IRESM se mostró conforme con el alejamiento del cura párroco Mario Bernabey, tras un escándalo suscitado en el establecimiento educativo de Villa Carlos Paz. Hace unos meses, explotó un conflicto sin precedentes con docentes hostigados y amenazados, frases sexuales hacia los alumnos y la negativa a impartir clases de Educación Sexual Integral.

Tras estos sucesos y el apartamiento del director Carlos Viotti, los alumnos empezaron una movida que comenzó con una sentada en la puerta del instituto educativo, siguió con el apoyo de los padres, movilizaciones y reuniones en el colegio y el arzobispado. Finalmente, eso derivó en el apartamiento de Bernabey, cercado por las graves denuncias en su contra.

A pesar del esfuerzo por limpiar la imagen del religioso, la realidad es que existen actas y testimonios tanto de alumnos como docentes que certifican las expresiones indebidas y el clima de tensión que imperó en colegio durante la gestión del párroco.

Adrián Des Rotours es padre de un alumno y dijo a EL DIARIO: «Todo esto comenzó en el mes de septiembre cuando acompañamos a nuestros hijos a esa primera sentada que hicieron, luego vimos que empezaron a amenazarlos con sanciones y fue cuando todos decidimos organizarnos. Mantuvimos una primera reunión con el representante legal, que nos negó en la cara las fuertes acusaciones y descreía lo que decíamos. Estaba la imagen de la Virgen enfrente nuestro con una vela prendida y nos mentían en la cara, diciendo que eran un grupo de alumnos. Lo siguiente fue empezar a reunir los testimonios de los chicos, sabíamos que todo lo que se decía sobre la postura de la ESI y del accionar de Bernabey, era cierto».

«Minimizaron lo que sucedió con el director (Carlos) Viotti y las acusaciones eran gravísimas, nos pusimos firmes en trabajar y acompañar a los chicos. Fue una buena decisión y nunca nos prendimos en las denuncias de que era una movida política, incluso acusaron a nuestros hijos de kirchneristas y un montón de cosas»; agregó.

«Los chicos manifestaron y se hicieron escuchar, sin violencia, sin hacer una toma y jamás faltaron al colegio. Cuando vimos la repercusión que tuvimos y que muchos medios nos escucharon, pudimos llegar a lo que se llegó. Los chicos lo vivieron con euforia y esperanza, se sintieron acompañados por la sociedad»; concluyó.

Comentarios