La Rioja: hallaron restos fósiles de unos 220 millones de años

miércoles, 27 de abril de 2022 · 00:00

La Rioja. Un grupo de investigadores del Conicet descubrieron restos de un antepasado de un mamífero que vivió hace 220 millones de años en afloramientos de la Formación Los Colorados en el Parque Nacional Talampaya de la Rioja.


Los paleontólogos encontraron restos de un cráneo correspondiente a un probainognathio, una especie de cinodontes que vivió durante el periodo Triásico Superior, hace 220 millones de años, y cuyos resultados fueron publicados en la revista científica Scientific Reports.


Los científicos bautizaron a la especie encontrada con el nombre de Tessellatia Bonaparte, en honor a José Fernando Bonaparte, investigador del CONICET, y uno de los impulsores de la paleontología de vertebrados en Argentina.


Es importante destacar que, hasta el momento, en la Formación Los Colorados, célebre por el hallazgo de grandes reptiles, sólo se habían hallado unos pocos restos de cinodontes, también de pequeño tamaño. Es en este contexto que los autores del estudio renovaron los esfuerzos de exploración de esta unidad y desde 2014 se encuentran trabajando activamente en su análisis paleontológico y geológico, con resultados muy promisorios.


Los investigadores estudiaron este fósil a través de tomografías computadas debido a la fragilidad de los huesos y el pequeño tamaño de los restos, que dificultaba la remoción de la roca de manera mecánica, y que también complicaba el acceso a las características internas del objeto analizado.


Las mecánicas de estudio combinaron el uso de rayos X y las tomografías computadas con neutrones. Leandro Gaetano, investigador del Conicet en el Instituto de Estudios Andinos “Don Pablo Groeber” explicó que “mediante estas tomografías, aún poco usuales en paleontología, fue posible estudiar con detalle la anatomía del cráneo, la mandíbula y la dentición”.


Además, consideró que mediante el uso de estos instrumentos “se pudieron analizar estructuras que no hubieran sido accesibles de otro modo, como el reemplazo dentario y el recorrido de algunos nervios craneanos en el hocico, que sugieren la presencia de vibrisas”. (Télam)

Más de

Comentarios