El ministro de Salud dijo que “aprieta la casta” para vacunar contra el dengue

viernes, 5 de abril de 2024 · 02:38

Buenos Aires. A horas de que se conociera que el Gobierno nacional decidió suspender durante 30 días la intervención la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en la importación de repelentes para mosquitos, en el marco de un brote histórico de dengue, el ministro de Salud, Mario Russo, acusó presiones por parte de los laboratorios por la vacuna contra el dengue.

“Se me criticó mucho, pero en esto quiero ser claro. La salud no escapa a la realidad nacional. Quiero ser claro con esto”, comenzó el funcionario nacional durante una entrevista con Jonatan Viale por TN.

Y sentenció: “¿A usted no le llama la atención que hace cuatro días que estoy en cadena nacional, desde las 7 hasta las 23? Porque aprietan. Aprietan los laboratorios, aprieta la casta. Entiendo que es multicausal, no es mi responsabilidad determinar por qué. Tenemos que empezar a hablar con la verdad. Es mejor decir una verdad incómoda. Hay intereses. El Presidente está convencido de lo que hacemos y las decisiones que vamos a tomar en el área de salud tienen que ver con la evidencia científica que tenemos en este momento para tomar decisiones, no con aprietes”.

“Lo que nosotros decimos, para que quede bien claro, es que la vacuna es segura y eficaz. Ahora bien, yo soy el Ministro de Salud y tengo la responsabilidad de tomar una determinación acerca del Calendario Nacional de inmunización en la Argentina. Lo único que nosotros dijimos es lo que dijo la OPS y lo que nos aconseja la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN), lo que nos dicen nuestros expertos y lo dice todo el mundo: la vacuna no es una herramienta validada para mitigar el brote. La decisión es personal de cada habitante con su médico de cabecera, porque les recuerdo que esta vacuna necesita prescripción médica para aplicarse”, resaltó el funcionario nacional.

Al tiempo que aseguró: “Algunas veces, uno siente que algunos pseudocientíficos que pululan por la por los medios de comunicación y se los presenta como grandes profesores, que muchas veces, muchos de ellos, tienen un muy buen currículum y son personas muy capacitadas, tienen algún conflicto de intereses”.

“Para que lo entienda bien, en Estados Unidos, cuando un profesional de la salud y hace una recomendación sobre una molécula, una droga, un remedio, o una vacuna, aclarar si tiene algún conflicto de intereses. Cuando uno ve un trial americano al final de ese trabajo y de ese protocolo, dice este protocolo fue pagado por este laboratorio”, dijo Russo. Y reclamó “volver a la evidencia científica”. “Ahí estamos todos tranquilos. La gente va a estar tranquila”, agregó.

En tanto, ante la consulta sobre si posible incorporación de la vacuna, Russo afirmó: “La decisión, hasta el momento, es no incluir la vacuna en el Programa Nacional de Inmunizaciones. Nosotros estamos trabajando en forma conjunta con la Organización Panamericana de la Salud y la Comisión Nacional de Inmunizaciones, haciendo lo que se llama la farmacovigilancia. Es decir, esta es una vacuna que ha superado la fase tres, en una población de 20.000 pacientes que ha sido segura y efectiva. Pero que todavía está en esta fase de prueba en el terreno que se llama la fase cuatro, que es farmacovigilancia”.

Sobre su aplicación en diversos lugares, Russo advirtió que “Brasil está haciendo una experiencia muy interesante, pero está vacunando chicos de 10 a 14 años. Salta y Misiones están haciendo una experiencia interesante y vacunan poblaciones diferentes: Salta de 20 a 39 misiones hasta un poco mayor de edad, casi hasta los 60 años. Nosotros no nos opusimos a eso. Lo que nosotros estamos observando es la experiencia, porque la responsabilidad de indicar una vacuna es mayúscula”. “Entonces, ahí vuelvo a lo primero, la casta tiene unos tiempos, la industria tiene unos tiempos, y la política tiene unos tiempos, que la ciencia no los tiene”, agregó.

En tanto, ante la repregunta, Russo aseguró: “El Presidente nos ha dado la responsabilidad y el apoyo para definir a quién se va a vacunar, dónde se lo va a vacunar con evidencia científica. El resto, me dijo el presidente, no nos interesan”. Y continuó: “El Estado es un gran comprador de los laboratorios. Nosotros vinimos a cambiar este status quo, entonces tenemos que entender que las definiciones que vamos a tomar tienen que ver con el riesgo beneficio de la gente”.

Comentarios