“El D2 tiraba los cuerpos en los barrancos que están saliendo de Tanti”

El testigo Carlos Raimundo Moore declaró en el marco de la mega-causa por delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura en Córdoba, y dijo que el D2 tiraba los cuerpos “en barrancos que están en Tanti'.
viernes, 14 de noviembre de 2014 · 12:10
Córdoba. El testigo Carlos Raimundo Moore declaró en el marco de la mega-causa por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en Córdoba, y reveló que la patota del D2 (Departamento de Informaciones de la Policía de la Provincia) arrojaba los cuerpos torturados "en unos barrancos que están saliendo de Tanti, cerca de Taninga”. "El D2 se volvió un Estado dentro del Estado, asesinaban, secuestraban y ponían bombas”; agregó el declarante desde Londres (Inglaterra) donde se encuentra radicado hace años y a través de un videoconferencia.
 
"A fines de 1974, principios de 1975, estaban los policías de escuela y la gente de la Triple A y los súpernumerarios, y la primera bomba que armaron se la pusieron a La Voz del Interior y armaron otra bomba en una piecita que daba a la placita del Fundador”; relató Moore, quien luego se pronunció sobre el accionar del D2. "En junio del 75, empezaron con las bombas, el descarrilamiento del D2, y asesinaban, secuestraban, ponían bombas. Y pasado el ataque del ERP, el día 22 de agosto (cuando intentan rescatar de ese centro de torturas a los dirigentes montoneros Marcos Osatinsky y Horacio Mendizába) todo se descarrila totalmente”; recordó.
 
En otro fragmento de la declaración que hizo en las últimas horas desde el Reino Unido, Moore se refirió al destino de los cuerpos de los militantes y activistas políticos que eran asesinados por el D2 y contó: "Los llevaban a una zona donde había muchos barrancos, saliendo de Tanti. Ahí tiraban a la gente. Son los barrancos de Taninga. Nadie los ha revisado. Ahí tiraban gente”.
 
En el marco de la causa que investiga los crímenes cometidos en el Centro Clandestino de Detención, Torturas y Exterminio de La Perla, el ex integrante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que fuera detenido el 13 de noviembre de 1974 por haber participado en el copamiento de la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de Villa María (ocurrido el pasado 10 de agosto de ese año) junto a su esposa, Mónica Elena Cáceres. Ambos estuvieron detenidos en el D2 durante seis años y apenas unos meses después que Cáceres recuperara la libertad, Moore logró fugarse (en situaciones confusas) y viajó a Brasil para encontrarse con su familia.
 
Los muertos del lago San Roque

El ex policía Mario Modesto Oliva, que fue encarcelado por sus propias colegas "por problemas administrativos”, se pronunció sobre una de las prácticas más oscuras de la dictadura militar en Córdoba, los cadáveres que eran arrojados desde un helicóptero al lago San Roque con los pies metidos en tachos de cemento.
 
"Me habían torturado y me llevaron a un calabozo donde había dos tipos del Comando Libertadores de América (el CLA, una especie de fusión entre la llamada Triple A vernácula y el Ejército comandado por Luciano Benjamín Menéndez), que me dijeron que ellos mismos habían puesto cemento en los pies de algunos cuerpos para tirarlos al dique. Me dijeron que esos dos se llamaban Víctor Martínez y Juan Carlos Gómez”; relató.

Los restos humanos en los hornos de La Perla

La antropóloga Anahí Ginarte (integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense) se pronunció sobre los restos óseos humanos que fueron encontrados en los hornos de cal del predio de La Perla. Luego de la declaración de los testigos, que motivó una investigación el pasado mes de octubre, se encontraron "un sacro, una costilla, fragmentos muy chiquitos de huesos” en el interior de una de las tres bocas de piedra de los hornos ubicados en La Ochoa.
 
"Siguen apareciendo más restos, aunque muchos están quemados, otros tantos no lo están, por lo que será posible hacerles las pruebas de ADN”; agregó la especialista, quien se mostró entusiasmada por el posible hallazgo de uno de los sectores utilizados para los enterramientos.

Comentarios