Un joven de Carlos Paz estuvo casi dos años preso por un robo que no cometió

La justicia cordobesa absolvió al joven carlospacense Cristian Dematei, quien permaneció casi veinte meses en la cárcel de Bouwer acusado por un robo que nunca cometió. A dos horas de haber comenzado la primera audiencia donde se ventilaba el caso, el juez y el fiscal coincidieron que las pruebas eran inexistentes.
jueves, 05 de octubre de 2017 · 12:00

Córdoba. La justicia cordobesa absolvió ayer al joven carlospacense Cristian Dematei, quien permaneció casi veinte meses en la cárcel de Bouwer acusado por un robo que nunca cometió.

A dos horas de haber comenzado la primera audiencia donde se ventilaba el caso, el juez y el fiscal coincidieron que las pruebas en su contra eran inexistentes y dispusieron la libertad del imputado.

En un hecho casi inédito en la historia judicial de la Provincia de Córdoba, el tribunal decidió parar el juicio y tras un breve cuarto intermedio, puso fin a la pesadilla y le pidió disculpas a Dematei y a su familia. El fallo fue celebrado con alegría por los padres del joven, sus hermanas y sus amigos y ayer a la tarde, el joven regresó a su casa en Villa Carlos Paz, donde lo esperaban con un agasajo.

Cuando pisó el barrio Colinas, todo fue alegría, aunque la familia mostró su malestar para con el accionar del fiscal Ricardo Mazzuchi, a quien acusan de haber manipulado la causa. La pesadilla de la familia Dematei comenzó cuando el 25 de febrero de 2016, Claudia Molina, propietaria de una empresa de venta de artículos para comercios, denunció que autores anónimos habían violentado una caja fuerte en su ausencia, se habían apoderado de más de 70 mil pesos y habían escapado.

Cuando la Policía de Córdoba intervino, la primera detenida fue Paola Dematei (la hermana de Cristian), quien por ese entonces trabajaba para Molina y tenía una pequeña de tres meses. Sólo 48 hs. después, el fiscal dispuso la detención de su hermano por el delito de «robo calificado». Cuando transcurrían los primeros días del mes de marzo de 2016, la justicia dispuso que ambos debían permanecer en la cárcel de Bouwer hacia donde fueron trasladados y luego de una serie de recursos y atento a la maternidad de la mujer, se otorgó la prisión domiciliaria para Paola Dematei.

A partir de la incorporación de pruebas, el juez de control Daniel Strassorier desvinculó a la joven madre de la causa, pero Cristian (el más chico de la familia) siguió privado de su libertad. Mientras tanto, se organizaron numerosas marchas defendiendo la inocencia del jugador de fútbol del club Independiente de Playas de Oro, quien se desempeñaba además como guardavidas en el verano.

“Fue un imputado sin tener antecedentes penales, que poseía trabajo, tiene un hijo y una familia constituida de la cual es el sostén, una honra intachable infelizmente mancillada en un causa plagada de contradicciones donde la denunciante equívocamente sindicó diversas personas”; manifestó el abogado Miguel Carol Lugones, quien presentó al joven.  El letrado también festejó el veredicto como un verdadero triunfo y señaló ayer: “Seguiremos hasta las últimas consecuencias”.


Una causa polémica

La causa despertó polémica desde un principio porque incluso la víctima del robo se desdijo en varias oportunidades, y sSe incorporó además el testimonio de un abogado contratado por Claudia Molina, del cual surge que la damnificada tenía conocimiento de que otra persona era quien le había robado. Claudia Molina vive de la venta particular de electrodomésticos y Paola (hermana de Cristian y primera detenida en la causa) era la encargada de realizar la cobranza casa por casa.

En los allanamientos ordenados por la Fiscalía de Segundo Turno, nunca se encontraron elementos que vincularan a los acusados con el hecho y las hipótesis fueron perdiendo fuerza.

Comentarios