Condenaron a una tintorería por arruinar un vestido de novia que tenía 50 años

Los hijos enviaron la prenda a una tintorería de barrio Cerro de las Rosas de la ciudad de Córdoba y tres días antes de la fiesta sorpresa fueron a retirarlo. La decepción fue grande: el vestido estaba destruido porque, según una empleada, se habían confundido de solvente. Lejos de reconocer el daño, el dueño del local aseguró que le “habían traído un trapo viejo para lavar”.
martes, 12 de febrero de 2019 · 10:14

Córdoba. La Justicia de Córdoba aplicó una dura condena contra una tintorería de la ciudad de Córdoba luego de arruinar un vestido de novia de 50 años de antigüedad, que había sido llevado por los hijos de una mujer para limpiarlo con motivo de celebrarle a su mama las bodas de oro de su casamiento.

Los hijos enviaron la prenda a una tintorería de barrio Cerro de las Rosas de la ciudad de Córdoba y tres días antes de la fiesta sorpresa fueron a retirarlo. La decepción fue grande: el vestido estaba destruido porque, según una empleada, se habían confundido de solvente. Lejos de reconocer el daño, el dueño del local aseguró que le “habían traído un trapo viejo para lavar”.

Todo comenzó cuando al acercarse la fecha de las bodas de oro del matrimonio sus tres hijos decidieron sorprenderlos haciendo una réplica exacta de aquel casamiento en Isla Verde, celebrado en 1966.  Para la fiesta de renovación de votos del matrimonio,  mandaron a construir una escenografía idéntica a la fachada de la Iglesia donde se casaron, recrearon la torta y, por supuesto, el vestido no podía fallar.

Años antes la mujer (hoy viuda) había regalado el vestido a una de su nietas, a quien pidió lo guardara como uno de los tesoros más preciados. La boda para la mujer había sido uno de los momentos más inolvidables de su vida al unirse para siempre al hombre que amó eternamente. Pasaron los años, Antonio (su esposo) murió e Ilda cuidó del vestido.

Ante la pérdida material y, sobre todo, sentimental, la familia llevó el caso a la Justicia. Cuatro años después, los responsables de la tintorería fueron condenados "a pagar el agravio moral" con un importante resarcimiento, según informó Carlos Nayi, el abogado de la denunciante. "La sentencia muestra a la Justicia en su verdadera dimensión, protegiendo al consumidor tras la demanda por daños y perjuicios", destacó. “Es un fallo inédito en Córdoba y sienta un precedente valiosísimo”, dijo Nayi.
Nayi describió que en el fallo del juzgado de cuarta nominación Civil y Comercial se subrayó que "si el empresario que se supone idóneo está recibiendo un vestido que tiene características muy especiales, debió extremar los recaudos efectuando pruebas especiales y, además, informar los riesgos".

"Hubo publicidad engañosa, ausencia de información y trato indigno", describió. Si bien la sentencia fue apelada en primera instancia por los comerciantes, "ya está firme y se está ejecutando", informó Nayi. "Es un fallo inédito en Córdoba y sienta un precedente valiosísimo", resaltó el letrado. 

Comentarios