A los 64 años, murió el juez federal Mario Juliano

viernes, 23 de octubre de 2020 · 20:27

Mario Juliano, juez de la localidad bonaerense de Necochea, murió sorpresivamente este viernes a los 64 años en su casa, mientras dormía.

Fundador de la Asociación de Pensamiento Penal (APP), Juliano fue un incansable luchador por humanización del sistema penal y por los derechos de las personas privadas de la libertad. Algunos de sus fallos, incluso, llegaron a tener una importante trascendencia nacional por alejarse de las lógicas habituales con las que se suele manejar la tan cuestionada Justicia argentina.

Según sus últimos posteos en las redes sociales, el hasta hoy juez a cargo del Tribunal en lo Criminal N°1 de Necochea, se encontraba participando de una maratón solidaria de 280 kilómetros. La prueba tenía el objetivo juntar fondos para la construcción de una vivienda para una familia que tiene ocho hijos.

Según las pericias médicas, el deceso se produjo a causa una falla cardíaca.

El comunicado de APP

“Amanecimos con la triste noticia del fallecimiento de Mario. Inexplicable, incomprensible, casi inaceptable. Es difícil describir el dolor. Mario deja un vacío enorme.

 Una persona motivadora para quienes daban sus primeros pasos en la abogacía. Generoso para cualquiera que le acercara una inquietud. Solidario y predispuesto para todo aquel y aquella con una necesidad. Un ejemplo, un referente y un amigo para quienes tuvimos la suerte de disfrutarlo. Porque a Mario se lo disfrutaba. Sus ironías, sus acciones disruptivas, su tono provocador. Sin dudas generaba revuelo –y mucho–, pero siempre nos llevábamos una sonrisa.

 Quienes integramos la Asociación Pensamiento Penal queremos manifestar nuestro profundo agradecimiento. Son incontables los mensajes y las muestras de cariño que nos han llegado y se han hecho públicas en distintos puntos del país y la región. Y eso también habla de Mario. Hasta donde supo llegar, hasta donde dejó huellas en su profunda vocación de creer en las personas.

Mario era un hacedor inagotable. Y así se nos fue, haciendo. A pocas horas de su partida, la campaña solidaria que estaba realizando duplicó sus ingresos y acaban de autorizar la tenencia de celulares en una prisión en Salta por un habeas corpus que presentó días atrás. Como si fuera una licencia poética, Mario sigue construyendo un mundo mejor.

Te vamos a extrañar. Siempre”

 

Comentarios