Hay dos detenidos por el crimen

El calvario que vivió la mujer asesinada en Carlos Paz

Rosa Yolanda Romero se había separado en diciembre, su familia denuncia que su ex pareja la acosaba.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 09:46

Durante los últimos meses, Rosa Yolanda Romero vivió un calvario. La mujer fue asesinada el martes pasado en su casa de Villa Carlos Paz y sufría una relación tóxica y hechos de violencia de género. El penalista Carlos Nayi asumió la defensa de la familia, que se inclina por la hipótesis del femicidio. 

Esta madrugada, fueron detenidas dos personas acusadas de haber tenido participación en el homicidio y uno de ellos es su ex pareja, Roque Aguirre, de quien se había separado en el mes de diciembre.

«La ex pareja ha sido imputada provisionalmente por el delito de falso testimonio, la investigación está creciendo por una serie de contradicciones en el relato al momento de su presentación en la fiscalía. Hay otra persona detenida e imputada por el delito de homicidio y se siguen llevando a cabo intensas medidas por las directivas impartidas por la doctora Jorgelina Gómez. Está vigente el secreto de sumario y hay un enorme hermetismo»; expresó Nayi a EL DIARIO.

«Todo indica que arribaremos a buen puerto de pronta manera. De confirmarse la hipótesis, estaríamos ante un femicidio de manual. La víctima era una persona que padecía una relación tóxica, había sido borrada en su subjetividad y la persona detenida por falso testimonio, la ridiculizó, la aisló del mundo exterior y ejercía una asimetría de poder. Ella decidió liberarse y se llegó al epítome de una relación violenta, estamos ante un homicidio calificado y pediremos la prisión perpetua»; añadió.

Sabrina Araceli Oviedo Romero es la hija de Rosa Yolanda Romero y contó: «Se conocieron en una salida con una amiga y a los meses, él ya estaba viviendo con ella. Fueron pareja durante dos años, pero ella nunca nos contó lo que estaba pasando. Él tomaba mucho y cuando se peleaban, mostraba una cara completamente distinta. Una día estaba bien y otro día estaba mal, a veces se encerraba en una habitación y no salía. Ella se cansó de todo eso y en diciembre, se quiso separar».

«Mi primera Marisel es la ahijada de mi mamá y a ella le contaba lo que pasaba. Hubo amenazas, le rompió el celular y un montón de veces mi mamá salía de su casa y descubría que él estaba espiándola. Los días miércoles, ella trabaja en un restaurante del centro y muchas veces él la perseguía en su auto»; denunció.

Galería de fotos

Comentarios