Pide una orden de restricción

La nieta de Menem denunció que sufre acoso en el Valle de Punilla

Asegura que desde que recuperó su casa, es «perseguida y hostigada» por un hombre.
jueves, 7 de marzo de 2024 · 10:56

La nieta del ex presidente Carlos Menem se encuentra radicada hace varios años en el Valle de Punilla, denunció que es víctima de «hostigamiento y acoso» y pide la intervención de la justicia. La mujer vive en Villa Parque Síquiman con sus hijos y a fines del año pasado, fue reconocida como hija de Carlitos Jr. y con pleno derecho sobre la herencia familiar.

Hace algún tiempo atrás, Antonella denunció que fue engañada con la compra de inmuebles en las sierras cordobesas y apuntó incluso contra el entonces secretario de la comuna, Jorge Perchante, quien luego fue detenido junto a otros veinte imputados en una mega-causa por la compra y venta de terrenos en la zona.

En el mes de febrero, la mujer recuperó la vivienda que había abandonado hace diez años y desde entonces, afirma que es «perseguida y acosada» por una de las personas que la «estafó».

El último episodio se registró el miércoles pasado dentro de una heladería y la nieta de Carlos Saúl hizo un posteo en las redes sociales: «Andrés Javier López el que me estafó con la casa, nos siguió hasta la heladería, asustándome a mí y a mis hijos. Le dije que no me siguiera a la comisaría que iba a denunciarlo, me siguió a la comisaría asustándonos a todos. Mis hijos llorando del miedo que les generaba, yo con ataque de pánico y el policía que nos atendió (con nombre de Juan) en vez de resguardarnos a nosotros dentro de la comisaría, quedó hablando con Javier López adentro y a nosotros nos dejó afuera. Puso en primer lugar a Javier López diciendo que como todavía no les llegó la orden de restricción no podían decirle que se aleje de nosotros».

«Mis hijos llorando aterrados de volver a revivir lo que revivieron hace 10 años atrás, cuando nos seguía. Este tipo nos filmaba a los cuatro generando más miedo, diciendo que yo era una mentirosa y que él nunca hizo nada, que no me estafó, haciéndose el víctima tanto en la heladería como en la comisaría, en la cual no nos sentimos cuidados. El móvil policial nos acompañó hasta la puerta de mi casa y antes de que entremos todos, se fue arando la camioneta sin esperar que entremos al domicilio. Pusieron en primer lugar a la persona que nos arruinó la vida y no a una madre con sus tres hijos»; completó.

Comentarios