Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC): Claves para mejorar la calidad de vida

sábado, 09 de noviembre de 2019 · 19:04

Buenos Aires, noviembre de 2019.- La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad prevalente, prevenible y tratable en la mayoría de los casos, caracterizada por síntomas respiratorios tales como tos con expectoración, fatiga y dificultad respiratoria. En el marco del Día Mundial de la EPOC, el próximo 16 de noviembre, los especialistas resaltan la importancia de la consulta médica para su detección temprana y la mejora en la calidad de vida del paciente. 
Se estima que mueren entre 3 y 4,5 millones de personas por año alrededor del mundo, siendo la cuarta causa de muerte a nivel global. El principal factor de riesgo para desarrollar EPOC es el tabaquismo y la exposición a humos que emana la calefacción, el cocinar con leña, carbón o restos vegetales y la contaminación del aire por industrias o automóviles” afirma el Dr. Gustavo E. Zabert, presidente de la Asociación Latinoamericana de Tórax. 

En Argentina, el estudio EPOCar describió que el 14,5% de este grupo poblacional tiene EPOC-

Sin embargo, por cada paciente diagnosticado hay dos que aún no se detectaron. Esto explica que debemos aumentar el alerta en el diagnóstico, declara el Dr. Zabert. 

Las muertes asociadas a la EPOC en nuestro país continúan en aumento debido al incremento del consumo de tabaco en las últimas décadas. Debe sospecharse la presencia de EPOC en cualquier paciente mayor de 40 años que presente disnea, tos crónica con expectoración, y antecedentes a exposición a los factores de riesgo (principalmente tabaquismo). Ante la sospecha clínica, se debe realizar una espirometría para confirmar el diagnóstico, agrega el Dr.

Si bien aún no existe un tratamiento que garantice la cura de esta enfermedad, se pueden mejorar los síntomas y la calidad de vida de quienes viven con EPOC.  Es importante destacar que la prevención primaria y la detección temprana son dos herramientas básicas y sumamente importantes para evitar o detener la progresión de la enfermedad. Las medidas iniciales deben incluir herramientas para que el paciente deje de fumar, evitar la exposición a contaminantes aéreos, y prevenir y tratar las infecciones respiratorias. La vacunación antigripal y antineumocócica son fundamentales para evitar alguna de las complicaciones asociadas con la enfermedad. 

El tratamiento tiene como objetivo reducir los síntomas, prevenir las exacerbaciones, evitar la progresión de la enfermedad y reducir la mortalidad. El mismo tiene que ser precoz y personalizado. El tratamientos farmacológico en estadios iniciales de la enfermedad, se basa en el uso de medicación broncodilatadora de acción prolongada, pudiendo administrarse como monoterapia (un solo broncodilatador) o como terapia combinada (combinación de dos broncodilatadores), comenta el Dr. Ariel Eduardo Blua, Jefe Unidad Enfermedades Respiratorias del Hospital Privado Universitario de Córdoba (MP24114/0).  El agregado de corticoides inhalados está reservado para pacientes que no controlen sus síntomas o presenten exacerbaciones severas a pesar del tratamiento broncodilatador. Por último, el tratamiento quirúrgico está reservado para un grupo seleccionado de pacientes que, por las características de su enfermedad, puede ser candidatos a la cirugía de reducción volumétrica o el trasplante pulmonar” agrega el Dr.
 

Comentarios