Cinco consejos para promover la alimentación saludable en vacaciones de invierno

miércoles, 24 de julio de 2019 · 11:14

Durante la infancia se comienzan a formar los hábitos alimentarios que, correctos o no, se mantendrán durante toda la vida. Por ello, en esta etapa de la vida la alimentación tiene un papel esencial. A continuación, algunos consejos para poder emprender una alimentación saludable en el hogar.

La alimentación saludable representa uno de los principales factores de promoción y mantenimiento de una buena salud durante todas las etapas de nuestra vida. Sin embargo, en la infancia es particularmente importante: cualquier tipo de malnutrición, ya sea por exceso o por deficiencia, puede tener consecuencias en la capacidad de aprendizaje y el estado de salud a corto y largo plazo de las niñas y niños.

Además, si bien la buena nutrición es un pilar fundamental para tener un estado de salud adecuado, prevenir enfermedades y sentirse bien, no solo está ligado a un hecho fisiológico: la comida está asociada con nuestra cultura, fomenta la socialización favoreciendo buenos momentos para compartir, por lo que es muy importante el lugar que se le otorga en la familia.

Una buena alimentación debe ser: completa, combinando todos los grupos de alimentos; suficiente, para cubrir las necesidades calóricas de cada organismo; armónica, es decir, que  incluya porciones adecuadas de cada grupo de alimentos, combinando sabores, texturas y colores; y adecuada, según los gustos, hábitos, tendencias y la situación socioeconómica.

5 consejos para promoverla en el hogar

Destinar el tiempo necesario y comer en familia. Es importante aprovechar estos momentos para poder comunicarse con los chicos y ponerse al día con ellos. Estos encuentros son fundamentales para afianzar los vínculos y permiten incorporar en las comidas variedad de alimentos e invitarlos a explorar juntos.

Sumarlos a la compra de alimentos. Una buena alternativa es ir con ellos al supermercado, a la verdulería, la carnicería y cualquier otro tipo de mercado. Al hacerlo, pueden planificar en  conjunto el menú del día, para involucrarlos con los alimentos.

Cocinar con los chicos. Es una herramienta que permite acercarlos a conocer determinados alimentos de una forma divertida, que invite a probar cosas nuevas. Por ejemplo, cocinando muffins de arándanos o brócoli, torta de manzana,  budines de verduras, panqueques de banana, etc.

Cultivar una huerta de vegetales  o hierbas en casa es una buena alternativa para enseñarles  de dónde vienen los alimentos que consumimos e incentivarlos a incorporar variedad de los mismos en sus comidas.

Incorporar creatividad en la cocina. Todas las frutas y verduras son ricas en vitaminas y minerales. Ofrecerles a los chicos snacks con diferentes formas y colores los va a motivar a consumirlos.

La alimentación saludable es un trabajo permanente, que se logra mediante buenos hábitos alimentarios, que incluyen aprender a elegir alimentos, controlar las porciones, la frecuencia y, en lo posible, acompañar con una actividad física adecuada. Es una tarea diaria que debe adaptarse a las actividades, gustos y necesidades de cada persona. En caso de ser necesario, es recomendable consultar un especialista que pueda  orientar los hábitos alimenticios acordes a cada individuo.

 

Asesoró la Lic. Cinthia Kwaterka, nutricionista coordinadora de Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, M.N. 7.150.

Comentarios