Sanando mi vida desde el síntoma: Artrosis de rodillas

Por Luis Guillermo (Terapeuta)
sábado, 17 de octubre de 2020 · 10:53

Por Luis Guillermo

(Terapeuta)

 

Continuando con éste maravilloso tema que nos permite comprender el “para qué” de tal o cuál síntoma y/o signo en nuestro cuerpo, nuestra psiquis y hasta determinadas conductas o situaciones repetitivas de nuestra vida y que todo esto nos lleva a una toma de consciencia gracias a ese mensaje que nos envía nuestro inconciente, seguiré con la temática de las rodillas y lo que sus síntomas reflejan.

Como lo explico brevemente en el artículo anterior, https://www.eldiariodecarlospaz.com.ar/vida-saludable/2020/10/10/sanando-mi-vida-desde-el-sintoma-99402.html, una de las funciones de las rodillas son las de amortiguar el peso de nuestro cuerpo, notemos que cuando saltamos no caemos con las piernas rectas sino que flexionamos en mayor o menor medida las rodillas para que el impacto sobre la base a la cual caemos, de pie, no sea perjudicial. Por lo tanto, éste es uno de los aspectos a analizar cuando nos encontramos con dolor en la rodilla y sin causa aparente. Es aquí donde comienza el precioso trabajo de adentrarnos y preguntarnos ante qué o cuál situación no he sido o no quiero ser flexible, mayormente ligado a una presión exterior o a un peso que no nos corresponde o no queremos en nuestra vida.

Lo explicaré mediante un caso real de una consultante de 48 años, la cual llamaré María, que manifestaba dolor en la rodilla derecha y además artrosis, sólo en esa parte del cuerpo. Ella, mujer muy responsable y comprometida con su trabajo, realizaba labores de secretaria y administrativa general para una importante empresa constructora y la presión de tener que realizar diferentes tareas, en tiempo y forma, con la calidad requerida, era un hábito de su día a día. Por ende se la pasaba yendo de un sector a otro controlando, verificando, recabando información, atendiendo reclamos, cumpliendo con las exigencias de sus superiores, corrigiendo errores, y muchas tareas que si bien ella manifestaba que las podía realizar, no tomaba consciencia de que esa rutina se había convertido en su estilo de vida y lo tenía tan incorporado que formaba parte de su vida “normal”, y desde cierto punto de vista está bien, pero aquí había un agravante, ella sentía que sus jefes no reconocían su trabajo ni mucho menos su esfuerzo.

Le dedico toda mi vida a mis obligaciones, aún enferma voy a trabajar, me esfuerzo constantemente para ser la mejor en todo lo que hago y sin embargo me viven reprochando cosas, me postergan las vacaciones y a “otros” los tratan mejor y no hacen nada comparado con lo que hago yo, viven faltando, se llevan la mejor parte y eso me molesta mucho. Muchas veces pienso en irme pero… decía María, mientras bajaba la mirada hacia el piso y las lágrimas comenzaban a brotar de sus ojos lentamente.

Aquí, voy a explicar brevemente la simbología de la rodilla asociada a éste caso en particular, ya que como comenté en el artículo anterior, la rodilla tiene muchos significados asociados a sus componentes internos y a sus zonas o caras.

La rodilla derecha, en personas diestras, manifiesta síntomas (dolor, etc.) asociados a el deseo o sentir de querer irme (de un lugar, una familia, una relación, un trabajo, una situación, etc.) y no poder hacerlo.

La artrosis, es una afección considerada crónica por la medicina alopática, entendiéndose como crónico aquella afección que aún, dicha medicina, no ha logrado revertir. La misma, afecta a las articulaciones por desgaste del cartílago (que tiene la función de amortiguar). Es aquí donde quiero detenerme un momento para que puedas comprender la simbología del inconciente biológico, cómo se manifiesta y desde un sentido completamente lógico y biológico podamos analizar e interpretar el mensaje. Notemos que gente que conocemos, suelen realizar largas caminatas y desde hace mucho tiempo y sin embargo no tienen desgastados sus cartílagos, muy por el contrario, las células de su cuerpo se siguen renovando, en todos sus órganos y tejidos, incluidos los cartílagos en todas las articulaciones. Por ende, el movimiento normal del cuerpo, no produce la artrosis. Pero cuando hay un conflicto emocional no resuelto relacionado a la función y/o simbología del cuerpo, dicho sector se verá afectado. En la artrosis está presente la desvalorización.

Volviendo al caso de María, ella se desplazaba normalmente en sus labores y quehaceres de la vida pero con un agravante muy significativo, no se sentía reconocida ni valorada. De hecho, indagando más sobre su vida familiar actual, le sucedía lo mismo. Se preocupaba y ocupaba de atender a su marido y a sus hijos, pero sentía que no recibía lo mismo de parte de ellos y peor aún no reconocían el esfuerzo que ella hacía.

Es aquí donde podemos identificar un patrón común o repeticiones en su vida de no me reconocen y no me valoran, tanto en el trabajo, como en mi casa.

Este tipo de personas siguen repitiendo ese modelo o patrón en casi todas las áreas de su vida, incluso con grupos de amigos. Por lo general, sienten y perciben que sus ideas, pensamientos, acciones y sentimientos no son valorados o no son tenidos en cuenta.

María pudo comprender que su cuerpo le estaba hablando mediante esa afección en su rodilla, que esa percepción de desvalorización y sumisión asociado al peso de sus actividades, desencadenaron la artrosis en su rodilla derecha, pero ¿Por qué la rodilla derecha? Porque en ella se manifestó el deseo de irse de ese trabajo pero no podía.

Como todo síntoma habla de un dolor emocional no resuelto y, en base a mi experiencia, llevé a María mediante Hipnosis a la raíz de sus síntomas. Por lo general, existe un conflicto programante y otro desencadenante, el cual el segundo estaba relacionado a la vivencia en su trabajo y su familia actual. En este caso, su raíz o conflicto programante estaba dado a sus seis (6) años de edad y en pleno contexto de su familia de orígen. Ella, mayor de tres hermanos, le sigue un varón (3 años) y luego una mujer (1 año). Su mamá enfermó a temprana edad, luego de tener a su última hija y esa enfermedad la llevaba a estar en cama casi todo el tiempo. María, desde entonces, debía hacerse cargo de ayudar con los quehaceres de la casa y lo hacía sin reprochar. Es aquí donde llevo a conectarse, mental y emocionalmente, mediante hipnosis con lo que verdaderamente sentía y pensaba y… ¡OH, sorpresa!

María, hacía las cosas de casa, se ocupaba de ayudar y atender a su mamá y a sus hermanitos, mientras su papá trabajaba, pero toda la atención de sus padres iba dirigida hacia sus hermanos más chicos y ella sentía, que lo que hacía no alcanzaba, no era suficiente y no valía, para ganar la atención (cariño) de sus padres. Pensaba en querer ir a jugar con sus amiguitas y hacer lo mismo que ellas, como toda niñita a su edad, pero no podía.

El abordaje aquí es muy profundo y muy personal, pero María pudo liberarse de esas cargas emocionales que la mantenían, al igual que esa niñita de seis años, esperando un reconocimiento por lo que hacía, sentía o pensaba. Ahora María, puede reescribir su vida, día a día, sin ese peso o carga emocional, enfocándose en atender y darle el valor, ella misma, a todo lo que piensa, siente y hace. Por ende, la artrosis desapareció y el dolor también.

Generalmente estos casos se encuentran asociados a una artrosis en diferentes sectores del cuerpo, como caderas, columna vertebral, manos, etc. y todos asociados a diferentes significados pero en el mismo contexto, la desvalorización.

Estoy seguro, que sin importar el sexo, edad, religión, etc., muchos lectores se han sentido identificados con vivencias similares o con determinados recuerdos que se han hecho conscientes que los han marcado. Tranquilos, esto es un camino de toma de consciencia, donde tu cuerpo habla para sanar tu alma y te aseguro, que si te permites transitarlo, reconocerte y amarte, nunca más seras la misma persona, porque la finalidad de tu vida y tu alma es que seas la mejor versión de ti mismo, sin importar que edad tengas.

La vida es preciosa, como lo publiqué en éste artículo: https://www.eldiariodecarlospaz.com.ar/informes-especiales/2020/10/3/la-vida-es-preciosa-98854.html,

y ese valor, ese precio se lo das tú.

 

 

LUIS GUILLERMO

TERAPIAS BIONEUROEMOCIONALES

BIODESCODIFICACIÓN, HIPNOTERAPIA.

              Turnos: 351-7031610

@LuisGuillermoTBNe

Consultorios en Villa San Nicolás – Malagueño, Córdoba capital y Mendiolaza.

 

 

Comentarios