¿Es cierto que los perros esterilizados engordan?

lunes, 26 de octubre de 2020 · 15:58

Son muchas las personas que afirman que cuando se esteriliza a un perro, este comienza a cambiar su metabolismo haciendo que engorde con una mayor facilidad. Mientras que otras indican que no está demostrado, así que ¿Cuál es la realidad? ¿Es cierto que los perros esterilizados engordan con mayor facilidad?.

Diferencia entre esterilizar y castrar

Aunque todos solemos hacer referencia en realidad a castrar, cuando hablamos de esterilizar, lo cierto es que no es lo mismo. Esterilizar consiste en evitar que el perro pueda dejar preñada a una perra, o que una perra se quede preñada. Se consigue mediante una ligadura de trompas en el caso de las hembras y de una vasectomía en el caso de los machos.

Sin embargo castrar es algo más agresivo, consiste en extirpar los testículos en el caso de los perros y en realizar lo que comúnmente se conocer cómo un “vaciado” en el caso de las hembras.

En la mayoría de los casos los veterinarios recomiendan castrar, dado que así evitamos también el desarrollo de testosterona en el caso de los machos y de la aparición de diferentes tipos de cáncer en el caso de las hembras.

¿La esterilización hace engordar?

Lo cierto es que la mayoría de perros que son esterilizados o castrados, tienden a cambiar su metabolismo, haciendo que sea más sencillo adquirir un poco de sobrepeso. Así que la respuesta es, si, aunque no necesariamente (es decir, no siempre).

Además de la esterilización, influyen otros factores cómo el crecimiento del perro, su alimentación y sus hábitos diarios en cuanto a paseos y ejercicio se refiere. Debemos tener presente que es el cúmulo de estos factores lo que realmente hace engordar a un perro, no solo la esterilización / castración.

¿Qué hacer para evitar que un perro esterilizado engorde?

Estos sencillos y prácticos consejos te ayudarán a evitar que tu perro engorde. Recuerda que el sobrepeso es el causante de multitud de enfermedades que pueden afectar seriamente a su calidad e vida, cómo por ejemplo la diabetes canina.

Cambia su alimentación

Procura buscar una alimentación de alta calidad pero que sea moderada en calorías, para evitar que engorde. Un pienso para perros esterilizados, bajo en grasas, libre de cereales y que contenga ingredientes de alta calidad es lo más recomendable.

 

Huye de los piensos que contienen trigo o maíz, o los pienso cuyo principal ingrediente no sea carne o pescado fresco o deshidratado. Si contienen un poco de arroz no es malo, pero en medidas bajas. Además, asegúrate de darle una ración adecuada, sin excesos.

Aumenta sus paseos y ejercicio

Existe una regla muy sencilla para no engordar, y es gastar más calorías de las que ingieres. Así que aumentar los paseos con nuestro perro y su nivel de ejercicio es sin duda una excelente opción. Si no eres deportista, puedes llevarlo a un parque canino para que corra jugando con otros perros o tras la pelota.

Evita los premios y las comidas grasas

Cómo me mira con esa carita le voy a dar un poco de mi comida, un trocito de pan o una golosina para perros. Este es un error bastante común que hace que los perros engorden con mucha facilidad, ya que además comen entre horas. Usa la zanahoria cómo premio para tu perro, es muy saludable.

¿Qué hago si mi perro ya tiene sobrepeso?

Lo más recomendable es seguir una serie de pautas bajo supervisión veterinaria, para evitar que nuestro perro tenga deficiencias nutricionales. Lo más habitual es que nos recomienden un conjunto de rutinas cómo un aumento de ejercicio en combinación con una dieta saludable.

No debemos obligar a nuestro perro obeso a ejercitarse intensamente, pues podría ser muy perjudicial para su salud. Debemos hacerlo todo de forma controlada y paulatina, sin prisas ni excesos.

Comentarios