5 cosas que hacemos sin saber y acortan la vida de los perros

sábado, 28 de noviembre de 2020 · 15:20

Con el pasar del tiempo los perros ya se convirtieron en un integrante más de la familia. Eso hace que muchas veces las personas los traten como humanos y hay varias malas costumbres que, sin querer, le pueden acortar la vida. Es importante evitar hacerlas.

Los expertos señalan diversas actitudes que uno hace “por amor” o por no tiene en cuenta por falta de tiempo y son muy dañinas.

5 cosas que pueden acortar la vida de los perros

Darle a los perros la misma comida que consumen los humanos no es bueno para su salud. Los componentes de varios alimentos pueden dañar su organismo así como las sustancias y condimentos que contienen. Por su parte los expertos de la Federación Cinológica de Rusia identificaron fehaciente cuáles son los alimentos que producen más daños en el organismo de los canes. al respecto concluyeron que el cacao y el chocolate son muy malos para ellos. Tampoco deberían comer té, café y leche. La palta y las nueces también son pésimas para ellos entre una larga lista de productos.

La falta de ejercicio en los animales también les hace mal. Muchas veces sus dueños no tienen tiempo para llevarlos pero al practicarlo ellos mejoran su salud física y mental. Además los que lo practican seguido mejoran su socialización, son más felices y tienen una vida más equilibrada según dicen los expertos.

Aunque muchos hacen que sus mascotas jueguen mordiendo palos esto puede provocar que los canes se lastimen los dientes o encías e incluso sufre una infección. En algunos caso puede hasta ahogarse con el mismo por lo que hay que evitarlo.

Otra mala costumbre es llevarlos al veterinario solamente cuando tienen algún problema o síntoma. Al igual que los humanos es importante que ellos tengan revisiones periódicas para evitar futuros trastornos o enfermedades.

Finalmente es importante que el perro tenga límites. En ese sentido no se le debe permitir todo porque como los humanos, si no hay límites, después no hay como frenarlos. Para ello hay que educarlos y enseñarles las normas de cada hogar, dicen los expertos.

 

Comentarios