Cepillarse mal los dientes puede derivar en enfermedades peligrosas

Aunque la mayoría de la gente lo hace a diario, no todos se lavan bien los dientes. La boca es un caldo de cultivo de muchas bacterias.
viernes, 21 de febrero de 2020 · 12:05

Por sus condiciones fisiológicas la boca es el ecosistema perfecto para mantener hongos, virus, protozoos y al menos 700 especies diferentes de bacterias. Por eso es muy importante cepillarse los dientes de manera correcta.

Al respecto habló explica Bruno Baracco, portavoz del Colegio de Odontólogos de Madrid y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Y la mayoría solo tenemos un mango con unas cerdas para defendernos. En ese sentido explicó: “una mala higiene bucal puede derivar en problemas como las caries o la periodontitis (una infección en las encías), pero también en dolencias mucho más graves como el infarto de miocardio, la disfunción eréctil e incluso la demencia”.

Hay numerosas opciones para mantener la higiene bucal como el hilo dental, el colutorio, los cepillos interdentales y los limpiadores de lengua, pero el rey del cepillado sigue siendo el cepillo de dientes.

Algunas recomendaciones para la higiene de la boca
Aunque muchos los eligen, los cepillos de dientes eléctricos no son lo mejor. Tampoco lo son los cepillos duros.

“A nuestros dientes les da igual”, aseguran desde la Asociación Dental Americana. Pero hay excepciones. “Si no hay problemas de higiene, no recomendaría un cepillo eléctrico. Aunque hay casos como los de las personas con problemas de movilidad en la muñeca, como las mayores, los niños o quienes se dedican a los cuidados de otros para los que sí son recomendables: es más fácil que limpien todas las zonas con ellos, incluso las más inaccesibles”, apuntó Baracco.

El uso correcto

La mejor forma que los dientes queden limpios es formar un ángulo de 45 grados entre el cepillo y las encías, lo movemos de arriba a abajo, de adelante a atrás y en círculos, sin olvidarnos de ninguna parte de los dientes,el exterior, el interior y la parte por la que masticamos.

Además no hay que olvidarse de un buen repaso a la lengua, que a nivel microscópico tiene suficientes recovecos como para que se acumulen microorganismos autoinvitados. Es un ejercicio sencillo que hay que repetir dos veces al día y durante dos minutos cada vez.

Cada cuánto hay que renovar el cepillo de dientes

Renovar el cepillo de dientes es básico para mantener la higiene. Lo recomendable es hacerlo cada tres meses. Es que si viésemos las cerdas al microscopio: encontraríamos en torno a 10 millones de bacterias, según revelaron diversos estudios. Muchos de estos inquilinos provienen de nuestra boca, pero otros se producen solo por el lugar donde lo guardamos.

Cada vez que tiramos de la cadena sin bajar la tapa del váter se produce una explosión de bacterias fecales que llegan hasta el cepillo de dientes, según una investigación presentada en la Sociedad Americana de Microbiología en 2015. Una vez instaladas, que pasen a nuestra boca es cuestión de tiempo. La buena noticia es que, hasta ahora, no hay evidencias de que estas bacterias alojadas en las cerdas del cepillo hayan causado ningún tipo de problemas para la salud, asegura la Asociación Dental Americana.

“Lo mejor es guardarlo al aire en un baño con ventilación, que no sea ni muy cálido ni muy húmedo”, asegura Baracco. A ser posible a dos metros del inodoro, recomienda el Servicio Nacional de Salud Dental australiano. Además según Baracco, lo mejor sería tener el baño en una habitación y el lavabo en otra.

 

Comentarios