¿Por qué mi perro me da golpes con el hocico?

lunes, 21 de septiembre de 2020 · 11:27

Seguro que alguna vez tu perro te ha golpeado la mano con su hocico y te ha mirado a los ojos, como esperando algo. Y así es. Los perros se han especializado en comunicarse con los humanos. No puede ser menos, dada la estrecha relación que nos une.

Y no es una humanización de cuidadores imaginativos o ingenuos. Incluso hay estudios que han demostrado la intencionalidad que esconden estos gestos. A continuación te explicamos qué te pide tu perro cuando usa su hocico para darte golpes y comunicarse contigo.

Cómo surge la comunicación gestual en los perros

En cuanto al hocico, para algunos perros es muy habitual utilizarlo como parte de la comunicación, en este caso con nosotros. El gesto de dar toques con él parece tener su origen en la más tierna infancia canina. En concreto, en los cachorritos recién nacidos, con los ojos y los oídos cerrados. No pueden andar, pero sí arrastrarse guiados por su olfato.

Son muy vulnerables y ni siquiera son capaces de regular su propia temperatura corporal. En otras palabras, dependen por completo de su madre. Ella es su fuente de alimento, de calor y de higiene. Nada más nacen los cachorros se dirigen hacia un pezón y comienzan a mamar. Su madre se encarga de lamerlos para limpiarlos y para estimularlos a que defequen y orinen.

Cuando buscan el pezón, no es extraño verlos mover sus patas delanteras hacia los lados, haciéndose sitio entre sus hermanos, y contra las mamas, como dándoles toques. Esto ayuda a estimular la salida de la leche. Otro de los movimientos que podemos apreciar es el “cabeceo” contra el pezón. Este gesto, con el hocico, también contribuye a la lactancia.

¿Por qué los perros buscan darnos con el hocico?

Desde nuestra perspectiva, el toque con el hocico podemos interpretarlo como una petición. Por eso, si nuestro perro, independientemente de su edad, nos da golpes con el hocico, es probable que nos esté solicitando algo.

En función del contexto es posible que entendamos la petición que nos hace. Por ejemplo, si es la hora del paseo, el perro puede darnos toques con el hocico para llamar nuestra atención. Algunos hasta son capaces de traer su correa.

En cambio, si es la hora de comer, debemos interpretar el toque de hocico como una solicitud de alimento. Normalmente nos darán golpecitos con el hocico en la mano, levantándola y provocando que los miremos. 

Otros significados de empujarte con el hocico

Otras peticiones muy habituales que puede hacernos nuestro perro con ese gesto son invitarnos al juego o, simplemente, reclamar nuestra atención para que lo acariciemos. En función de las circunstancias podremos atender o no a la petición hecha, pero en ningún caso tenemos que reprender al perro ni muchísimo menos pegarle.

Por qué no corregir a un perro golpeándole la nariz

No es extraño que todavía en la actualidad algunos cuidadores dirijan hacia el hocico del perro castigos físicos que, por supuesto, están completamente desaconsejados. Algunas personas creen que educan a su perro golpeándolo en el hocico o agarrándoselo cuando hace algo que consideran erróneo.

Otros refrotan el hocico contra la orina o las heces si el animal ha eliminado en el interior del hogar. Pero lo cierto es que los castigos físicos han demostrado ser completamente ineficaces. Solo consiguen que el perro sienta miedo y, en consecuencia, se deteriore el vínculo con el cuidador.

El proceso de aprendizaje de un perro, independientemente de su edad, debe basarse en la recompensa de comportamientos que queremos reforzar y en ignorar conductas negativas.

Si tenemos dudas a la hora de educar a nuestro perro, los profesionales adecuados para asesorarnos son expertos en conducta canina, educadores o etólogos.

El estudio sobre los gestos de los perros

Un estudio realizado en la Universidad de Salford, Reino Unido, en 2018 ha encontrado otros significados para el toque de hocico. Para extraer estas conclusiones los investigadores partieron de grabaciones que los propios cuidadores realizaban a 37 perros. Eran 16 hembras y 21 machos. Sus edades se encontraban entre 1,5-15 años.

El dar con el hocico se considera un gesto referencial. Esto quiere decir que no se produce de manera accidental o casual, sino que es intencionado. Se confirma que el perro lo realiza con la intención de comunicarnos algo. Este estudio registró en esta especie hasta 19 gestos comunicativos diferentes y habituales.

Los humanos aprendemos a hacer este tipo de gestos entre los 9 y los 12 meses de edad. Se ha comprobado que los perros son capaces de desarrollar varios gestos para un mismo objetivo, adaptándose a nuestra respuesta. Así, se ha determinado que el toque con el hocico puede significar una petición de caricias o de reclamo de algún objeto.

¿Por qué mi perro empuja la comida?

Por último, los perros también utilizan los golpes con el hocico para esconder comida. Rascar con las patas el suelo, mover y dar toques con el hocico, tanto con la nariz como con la mandíbula, y desplazar tierra son el conjunto de acciones que los perros realizan para esconder algún objeto.

Para ello, lógicamente, tienen que tener acceso a un terreno propicio, aunque no es extraño que veamos cómo intentan excavar con el hocico hasta en las baldosas. Es un instinto para proteger de carroñeros o insectos la comida que no pueden consumir en el momento.

Comentarios