Te contamos que cosas odian los gatos de los humanos

lunes, 21 de septiembre de 2020 · 10:02

¿Por qué insisten en mojarme, bañarme o salpicarme?

Es muy probable que tu gato se haya hecho esta pregunta alguna vez, y a menos que tu mascota sea una gato bengalí, a los que les encanta nadar, seguramente tu amigo felino pertenece al gran grupo de gatos que odian el agua. Y es que una de las cosas que los gatos odian de los humanos es esa extraña relación con el agua, esa que los hace usar agua para más cosas, además de para beber y saciar la sed.

La obsesión por los olores

El tema de los olores sin duda tiene que estar en nuestra lista, porque otra cosa que los gatos odian de los humanos es nuestra forma de manejarnos con los olores fuertes, perfumes, ambientadores, comidas... ¿por qué olores tan intensos? es lo que se preguntan nuestras mascotas.

Los gatos odian los olores fuertes y tienen un olfato sensible, aunque no tan potente como el de los perros. Los felinos usan los olores para comunicarse, por lo que el hecho de estar rodeados de los potentes fragancias humanas puede resultarles bastante molesto. Olores como el del ajo, los cítricos o el humo pueden ser una pesadilla.

El volumen alto

A los gatos no les gustan los ruidos fuertes porque su oído es muy potente. Este desarrollado sentido de audición les ayuda a tener el entorno controlado, incluso cuando parece que están dormidos. Así que si quieres mantener a tu mascota feliz, es mejor que controles los gritos y el volumen de la música.

El desorden

Los gatos son animales exageradamente limpios y seguramente les resulte molesto el que sus amigos humanos no lo sean tanto como ellos. Si tienes un gato sabrás lo importante que es que su zona de juegos esté limpia y más aún, que su arenero esté siempre impecable.

Los abrazos

Los humanos necesitamos expresar nuestros sentimientos con el tacto, por eso necesitamos tanto las caricias, los abrazos y los besos, pero cuidado... ¡A tu gato no le gustan nada!

Los gatos odian que los humanos los manoseen mucho, para los felinos, el contacto físico es una forma de dominio, por eso solo se dejarán acariciar cuando ellos quieran y no cada vez que tú los busques. 

 

 

Comentarios