Salud

Las manos limpias salvan vidas

martes, 5 de octubre de 2021 · 20:44

Por la Dra. Paola Caro, directora médica de Vittal

El 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos, hábito cuya importancia quedó en evidencia con la pandemia de COVID-19. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lavarse las manos con agua y jabón reduce entre un 50% y 65% el riesgo de contraer infecciones cutáneas, infecciones a los ojos, parásitos intestinales, enfermedades diarreicas y la neumonía, que juntas son responsables de la mayoría de muertes infantiles. 

Por todas estas razones, es fundamental concientizar a la población sobre cómo el adecuado lavado de manos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de una persona. Reforzar las prácticas de saneamiento e higiene, especialmente en los niños y niñas, es clave porque los hábitos adquiridos en edades tempranas son los que van a perdurar a lo largo de la vida. 

Para que el lavado de manos sea efectivo es importante hacerlo correctamente, es decir, con agua y jabón o con soluciones antibacteriales a base de alcohol, y en momentos clave del día. Debemos lavarnos las manos antes de tocarse la cara, después de toser o estornudar si no se ha tenido la precaución de hacerlo sobre el pliegue del codo, después de ir al baño, antes y después de cambiar pañales, antes de preparar alimentos, después de tirar la basura, antes y después de atender a un enfermo, después de estar en lugares públicos y/o tocar animales.

El uso del jabón facilita la frotación, lo que permite disolver la grasa y eliminar la suciedad que contienen la mayoría de los gérmenes. Para lavarse las manos correctamente, debemos humedecer las manos y cubrirlas con jabón, luego frotar toda la superficie, incluidas las palmas, el dorso, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por lo menos 20 segundos. Finalmente, se deben enjuagar bien con agua corriente y secarlas, ya sea con una tela limpia o agitando las manos.

Con estos pasos nos aseguramos que los gérmenes queden donde tienen que estar: afuera de nuestras manos.

Comentarios