mascotas

10 reglas para convivir con un gato

lunes, 22 de noviembre de 2021 · 19:26

Convivir con un gato es toda una aventura: nunca sabes si vas a despertarte por la noche con una fiesta gatuna o si vas a despertarte por la mañana con el cola de tu gato en la cara. Sin embargo, son precisamente esos pequeños detalles los que al final hacen que acabes amando con locura a tu michi.

No obstante, siempre se podría mejorar la convivencia en algunos factores y es que tenemos que darnos cuenta de que los gatos son criaturas completas que conviven contigo y es posible que en ciertos momentos se choquen. 

No somos dueños de los gatos; somos sus compañeros

Algunas personas adoptan un gato deseando (y necesitando) el cariño de un perro que es mucho más efusivo. Los gatos, por supuesto, dan mucho amor, pero de otras maneras. Hay que entender este principio para estar tranquilos y generar un vínculo sano. Esto hará que tu gato te quiera mucho más y es una norma esencial.

Lo gatos escogieron estar bajo nuestros dominios por voluntad propia. No nos ven como dueños, nos ven como compañeros y es por eso que tenemos que estar a la altura.

Tu casa también es su casa así que no se puede hacer solo lo que tú quieras

Piensa que tu gato no es un objeto que tengas por la casa para alegrarte los días. Tu gato es parte de tu familia y tiene más necesidades que comer, beber y tener su arenero limpio.

Si a ti te molesta la música muy alta, ¿le pedirías a tu gato que no la pusiera y que se pusiera unos auriculares? Puede parecer gracioso porque obviamente tu gato no va a hacer esa toma de decisiones ni va a coger un mando para poner música. Sin embargo, ellos detestan los ruidos fuertes.

Una vez que duerma contigo, será para siempre

Los gatos, como los humanos, son animales de hábitos. Si permites que tu gato duerma un día en tu cama lo estás acostumbrando para que lo haga siempre. Además, la cama es un lugar perfecto para ellos porque se encuentra cerca de ti (y le proporcionas seguridad), y también está calentita.

No pasaría nada si no fuera porque algún día nos va a a querer dormir sin el gato. Es entonces cuando cerrarás la puerta y comenzarán los problemas: maullar por la noche, rascar la puerta etc.

No le dejes dormir en tu cama desde el primer día para que entienda cuál es su sitio de descanso.

Si decides dormir con tu gato tampoco pasa nada

Es perfectamente comprensible que decidas dormir con tu gato, pero si lo haces que sea sabiendo que no tienes problema a largo plazo. Es natural que queramos dormir con ellos porque son un encanto, tienen pelito suave y ronronean.

No puede haber secretos en la casa

No puede haber puertas cerradas. Por supuesto, si hay algún lugar de la casa al que no pueden entrar por su propio bienestar, es comprensible.

Sin embargo, nos referimos a que si no es necesario, debemos dejar las puertas de la casa abiertas para que los gatos puedan entrar en la habitaciones e inspeccionarlas. Ten en cuenta que la casa también es de él y un gato no puede vivir tranquilo si no conoce cada rincón de la casa. Además de que ya que van a vivir en un lugar “pequeño”, les permite sentirse más libres.

Déjales que se afilen las uñas

Probablemente estés pensando que está bien que se limen las uñas, pero no en el sofá. Entendemos perfectamente este hecho y es por eso que la primera recomendación es poner un limón (o jugo de limón) cerca del sofá (o de esos sitios que no quieres que arañen) y lo segundo es premiarles cuando utilicen el rascador.

Esta es la mejor manera de educar a un gato para que vaya al rascador que es el objeto diseñado para que se afile las uñas. Los felinos ven esta actividad como algo esencial en la vida ya que les permite mantenerse en forma y es una de las maneras que tienen de hacer marcaje.

Dar amor solo cuando está dispuesto a recibirlo

No puedes tratar a un gato como a un ser humano e incluso hay seres humanos que no llevan nada bien el acercamiento humano, pero eso es otro tema. La cuestión es que los gatos son espíritus muy libres y eso no quiere decir que no te quieran.

Lo mejor es dar amor a tu gato cuando ves que viene a buscarte y quiere amor. Cuando notes que se quiere ir, déjalo libre y volverá. Es otra de las esenciales normas para convivir con un gato y que no se sienta estresado.

No te sientas mal si le das algo muy rico para comer

Vida solo hay una y por supuesto, la salud es lo primero, pero también hay que disfrutar un poco de la vida. No pasa nada si de vez en cuando le das esa chuchería que tanto le gusta o si le das una comida especial.

Si tu gato está sano, no pasa nada por darle estos gustos de vez en cuando y al fin y al cabo, mejoran su experiencia de vida. Recuerda que lo ideal es que tengan comidas equilibradas. 

Ejercita a tu gato como los perros del parque

Esto de acostumbrarse a que los gatos sean independientes nos viene muy bien en el fondo porque muchas personas se rinden ante su pereza de jugar con el gato y luego suelen sentirme mejor al pensar que “seguro que no les gusta tanto y prefieren ir a su aire”. Sin embargo, jugar con el gato es esencial para su salud.

Por lo tanto, hay que vencer la pereza y jugar todos los días al menos 15 minutos o 30 minutos con el gato. Se pueden utilizar todo tipo de juguetes e ir alternándolos. Incluso puedes estar viendo la tele, pero zarandeando una pluma o cualquier cosa. Lo importante es motivarle para que se mantenga en buena forma.

Tu gato te ama con locura sin dudarlo

Recuerda siempre que tu gato te ama con locura. No son perros, pero siguen teniendo gestos que demuestran amor solo que con un lenguaje diferente.

Comentarios