¿Por qué los perros dan vueltas en círculo antes de dormir?

viernes, 12 de marzo de 2021 · 19:04

Seguro que te ha llamado la atención un comportamiento de tu perro que realiza justo antes de echarse a dormir. Se acerca a su cama y gira sobre sí mismo unas cuantas veces hasta que, por fin, se desploma relajadamente.

¿Por qué los perros dan vueltas en círculo antes de acostarse a dormir?

Se trata de una reminiscencia de sus ancestros silvestres que busca, sobre todo, mejorar las condiciones para conseguir un sueño seguro y resguardado.

El perro salvaje

Aunque lleve miles de años conviviendo junto a nosotros, los perros no han perdido todos los instintos con los que cuentan desde sus orígenes. Entre ellos está la costumbre que tanto nos llama la atención de dar vueltas antes de acostarse. Siempre es antes de un período de descanso.

El perro no lo hará cuando simplemente se va a tumbar un rato. En su medio natural, esta conducta le permitía conseguir varios objetivos. En la actualidad, viviendo en el interior de los domicilios es poco probable que se tenga que enfrentar a peligros o a las inclemencias del tiempo.

Pero el instinto del perro no lo sabe, por eso precisamente es una conducta instintiva, con la que el perro nace. No la tiene que aprender. Sería una herencia de sus antepasados lobunos, que solían descansar a la intemperie o, si era posible, en cuevas. Preferían dormir relativamente cerca unos de otros.

El perro se prepara para dormir

Dar vueltas antes de acostarse sirve para pisar el lugar sobre el que el perro va a tumbarse para detectar la presencia de potenciales peligros. Por ejemplo, una serpiente. Además, es una forma de pisotear el terreno para dejarlo liso y preparado para el descanso y el acogimiento de su cuerpo.

Hay que pensar que el terreno estaría compuesto por tierra y hierba. Además, los perros no cuentan con glándulas sudoríparas repartidas por todo el cuerpo, como es nuestro caso, pero sí tienen un pequeño número localizadas en las almohadillas. Por eso, al pisar varias veces la zona, también están dejando su olor.

Marcan su sitio de descanso, que podría ser siempre el mismo, como se observa en un hogar en el que conviven varios perros. No es raro que cada uno tenga su cama o lugar preferido y no se intercambien. Además, el giro del cuerpo les permite adoptar una postura propicia para el descanso. Sus órganos vitales están protegidos y se conserva mejor el calor corporal.

A los perros les gusta dormir juntos

En esta posición enroscada los perros podrían disponerse unos pegados a otros, lo que también favorece que se mantenga el calor y se mejora la protección frente a las inclemencias del tiempo. Por último, también se cree que en esos giros el perro es capaz de percibir la dirección del viento para adoptar la posición en la que esté más guarecido de él.

¿Por qué los perros dan vueltas?

Como hemos explicado, los giros sobre sí mismo antes de dormir son completamente naturales para los perros y no indican ningún problema. Al contrario, muestran que se trata de un perro sano y normal.

Pero si detectamos que nuestro perro da vueltas sobre sí mismo en otro contexto o lo hace en exceso, podríamos estar ante un trastorno del comportamiento. Por ejemplo, un perro estresado puede optar por desviar la energía contenida que siente hacia otras conductas que se convierten en lo que se conoce como estereotipia.

Se trata de acciones que se repiten siempre en la misma secuencia y no tienen ningún sentido en el contexto en el que se dan. Es decir, el perro no busca conseguir ningún objetivo. El objetivo es la repetición de la propia conducta, que es lo que le produce un alivio a su tensión.

Qué hacer si tu perro da vueltas sobre sí mismo

Nada si se trata de la conducta normal que hemos descrito. En este caso lo recomendable es revisar la rutina del perro. Hay que comprobar si sus necesidades básicas están cubiertas, si realiza todo el ejercicio que necesita, está acompañado y bien estimulado, etc.

Este examen nos permitirá realizar los cambios necesarios para mejorar sus condiciones de vida con el objetivo de aumentar su bienestar. En los casos más graves será necesario contactar con un especialista en conducta canina o etólogo que pueda examinar la situación del perro y darnos las pautas necesarias para mejorarla.

La cama perfecta para tu perro

Por mucho que el aspecto de nuestro perro esté alejado del lobo, los orígenes están ahí. Esto quiere decir que convivamos con un Chihuahua o con un Pastor alemán, cualquiera de ellos va a dar vueltas antes de acostarse. Y, ahora que conocemos este comportamiento y su significado, podemos tenerlo en cuenta a la hora de escoger su cama.

Es básico que cuente con el tamaño adecuado para que le permita realizar estos giros antes de tumbarse. Por lo demás, hay que buscar comodidad e higiene. Una cama debe ser mullida, para resguardar al perro del frío del suelo, y fácil de lavar, de forma que podamos introducirla periódicamente en la lavadora, al menos la funda.

Si todavía se trata de un cachorro, es mejor optar por una sencilla caja de cartón con una manta vieja, ya que es probable que en su afán exploratorio la destruya. Por otra parte, un perro con problemas de movilidad o edad avanzada necesitará una cama que no se deforme para intentar proteger las articulaciones.

Comentarios