Síntomas de envejecimiento en perros

lunes, 10 de mayo de 2021 · 10:49

Los perros tienen una esperanza de vida más corta que los humanos, por eso es imposible no verles envejecer si estás con ellos desde cachorros. No es algo que deba ponernos tristes, ya que el factor más importante que debemos valorar es su calidad de vida.

Que un perro comience a envejecer o esté ya mayor, no significa que su calidad de vida sea peor, sino que sencillamente hay que adaptarse a nuevos hábitos. Vamos a repasar cuáles son los principales signos de envejecimiento en los perros y cómo debemos interpretarlos.

¿Cuándo comienza a envejecer un perro?

Aunque parezca extraño, la esperanza de vida de los perros generalmente va en función de su tamaño. Los perros de tamaño pequeño tienen una esperanza de vida de unos quince años de media, mientras que los perros de tamaño grande tienen una esperanza de vida de unos diez o doce años.

La esperanza de vida de nuestro perro depende de muchos factores (genéticos o ambientales), aunque por regla general, cuanto mejor haya sido su calidad de vida, más años podrá vivir.

Esto pasa lo mismo con los humanos, ya que la esperanza de vida ha aumentado mucho en las últimas décadas debido a la mejora de las condiciones de vida, por lo que actualmente no es raro encontrar personas en países como España que viven casi 100 años.

Los perros tienen las mismas etapas que los humanos a lo largo de su vida, es decir:

  • Cachorros: menores de un año
  • Jóvenes: de uno a cuatro años
  • Adultos: de cuatro a siete / ocho años
  • Ancianos: mayores de ocho años en adelante

Así pues, lo normal es que un perro comience a envejecer a partir de los siete, ocho o nueve años, dependiendo de factores genéticos como la raza y de su calidad de vida.

Síntomas que muestra un perro cuando se hace mayor

Aunque cada individuo es un mundo, existen una serie de señales comunes a todos los perros que nos indicarán que nuestro perro se va haciendo mayor. Es importante entender que envejecer es algo completamente normal y debemos aceptarlo y adaptarnos a las nuevas necesidades de nuestra mascota.

• Aparición de canas y cambio de color en el pelo

Es algo muy habitual en perros que comienzan a envejecer. La aparición de pequeños grupos de canas formando pequeñas manchas blancas localizadas o la aparición de canas repartidas por todo el pelaje. Esto es algo natural que no debe preocuparnos, aunque si aprecias que su pelo pierde brillo, puedes añadir un poco de aceites Omega en la dieta (como el aceite de salmón) para que lo recupere en unas pocas semanas.

• Falta de apetito

La falta de apetito es algo común en perros adultos y mayores, si tu perrito come tres veces al día, puedes probar a darle comida sólo dos veces (por la mañana y por la noche). También puedes probar a cambiar la dieta hasta que encuentres otra que le gusta más.

Recuerda que cuando acudas al veterinario debes aprovechar para revisar su boca, y en cualquier caso, hacerlo periódicamente (por lo general una vez al año) o cuando detectes algún signo que te haga sospechar de este problema.

Con la edad suelen aparecer problemas de periodontitis o gingivitis, especialmente si la higiene bucal no ha sido adecuada, así que es importante prestar atención a este punto y cepillar los dientes a nuestro perro desde cachorro.

• Disminución del juego y de energía al pasear

Los perros ancianos por lo general tienen menos ganas de jugar que los cachorros y los jóvenes, esto es algo completamente normal y que no debe preocuparnos. Existen razas más juguetonas que otras, aunque esto es algo que depende de cada individuo.

Cada perro tiene su propia personalidad, y al igual que las personas, hay perros más sociables que otros. Por eso hay perros que juegan sólo cuando son cachorros, mientras que otros juegan durante toda su vida.

Por otro lado, seguramente nuestro perro se cansará más al pasear, por lo que necesitaremos adaptarnos a su condición. Nunca fuerces a tu perro a pasear y mucho menos a realizar ejercicio intenso, simplemente deja que marque él mismo el ritmo.

• Artrosis y otros problemas articulares

Con la edad, los cartílagos de las articulaciones se van deteriorando, por lo que puede aparecer artrosis y otros problemas articulares. Esto es algo habitual que se da con la edad, pero no debemos dejar de acudir al veterinario si vemos que se convierte en un problema serio que afecta demasiado a la calidad de vida de nuestra mascota. Los condroprotectores podrán ayudar a nuestro animal a aliviar los dolores articulares y mantener una buena calidad de vida.

• Incontinencia fecal o urinaria

La falta de control al hacer sus necesidades sólo se da generalmente en algunos casos, especialmente cuando el perro es muy mayor. Existen pañales especiales que podemos utilizar o adaptarlos de uno corriente para bebés, por lo que simplemente debemos buscar soluciones y ser comprensivos y tolerantes con nuestra mascota.

Recuerda que otros problemas como una infección de orina, pueden ocasionar también incontinencia. Por eso insistimos en la importancia de acudir a un veterinario para que realice un examen a nuestra mascota que permita determinar la causa.

• Cambio de color en sus ojos

Esto es algo completamente natural también, conforme son más ancianos el color de sus ojos va perdiendo intensidad, mostrándose algo grisáceos, aunque como en casos anteriores, debemos acudir a un veterinario para verificar que no se trata de glaucoma o cataratas. En ese caso, deberemos acudir a un especialista en oftalmología para que realice un tratamiento médico o quirúrgico.

¿Qué debo hacer si mi perro se hace mayor?

Al igual que los humanos, los perros también envejecen, por lo que debes ver esto como algo totalmente natural y aceptarlo. Como señalábamos antes, lo prioritario en la vida de un perro no es cuantos años vive, sino su calidad de vida.

Los perros mayores requieren de unas necesidades especiales, que podemos resumir en:

  1. Una alimentación de calidad, adecuada a su edad y tamaño, para perros senior. Si tiene problemas dentales, puedes hacer un puré con el pienso y un poco de agua o con la comida natural. Asegúrate de que tenga a su disposición agua limpia y fresca en todo momento.
  2. Adaptación de los paseos y ejercicio, que sea el perro quien marca la frecuencia e intensidad de los mismos. Recuerda ponerle una cama cómoda en un lugar cálido de casa para descansar.
  3. Revisiones veterinarias periódicas, simplemente a modo de “mantenimiento”. Los perros mayores son más débiles y presentan más riesgo de contraer o desarrollar algunas enfermedades, por lo que debemos mantener al día sus vacunas y revisiones.
  4. Asegurarle la atención y el cariño que necesita. Esto ayudará a mantener su bienestar físico y emocional.

Recuerda, independientemente de edad que tenga, disfruta de tu mascota cada uno de tus días, al igual que ella disfruta de ti cada uno de los suyos.

Comentarios