¿A qué edad se tranquiliza un gato?

viernes, 28 de mayo de 2021 · 11:47

A pesar de su reconocida fama de "amantes de las siestas", los gatos tienen un carácter enérgico y una inteligencia aguda, soliendo mostrar gran interés y curiosidad cuando les proponemos algún juego. De hecho, algunos mininos llegan a ser tan activos que sus tutores se preguntan cuándo se calmarán y tendrán un comportamiento más estable.

Etapas de desarrollo de un gato

Los gatos se caracterizan por experimentar un desarrollo físico bastante acelerado, es decir, que crecen rápidamente y, en cuestión de semanas, vemos que van dejando de lucir como gatitos y pasan a exhibir los hermosos rasgos de un gato adulto. Esto significa que, después de nacer, los gatitos experimentan diferentes etapas de desarrollo en un periodo de tiempo relativamente corto, durante el cual se producen numerosos cambios hormonales y morfológicos en su organismo. Conocer estas etapas, además, te servirá de guía para descubrir la edad de un gato si acabas de adoptarlo y desconoces este dato.

En líneas generales, podemos dividir este proceso de crecimiento de los gatitos en los siguientes 5 periodos clave:

Neonatal: se inicia con el nacimiento de los gatitos y suele extenderse hasta el noveno día de vida. Aquí, el gatito es un recién nacido que depende completamente de su madre para sobrevivir. Aún no ha abierto los ojos y se orienta principalmente por el olfato y tacto, pero su sistema locomotor se encuentra muy limitado.

Transición: entre su 9º y 15º día de vida, el gatito vive una etapa de transición tras su nacimiento, durante la cual se abren sus ojos y el canal auditivo y se incrementan progresivamente su movilidad y autonomía.

Socialización: el período de socialización de los gatitos comienza alrededor de su segunda semana de vida y se extiende hasta la séptima u octava semana. En este momento, los gatitos se van tornando aún más independientes y juegan constantemente con sus hermanos. Esta es una etapa clave en el desarrollo de todo gato, siendo el mejor momento para empezar a proponerle interacciones seguras con otros animales y personas, favoreciendo, así, que aprendan a relacionarse positivamente con todos los individuos y estímulos de su entorno. Aquí también los gatitos pueden empezar a probar otros alimentos además de la leche materna.

Juvenil: al llegar a este período, tu gato ya no se verá como un cachorro y sí como un joven adulto, empezando a mostrar los rasgos característicos de la adultez. Generalmente, el gato se tranquiliza y muestra un comportamiento bastante más calmado en relación al periodo de socialización, pero los juegos y la actividad física seguirán siendo indispensables para estimular el desarrollo de su mente y el fortalecimiento de su organismo. En este período, también suelen aparecer las primeras conductas sexuales.

Pubertad: comparable a la adolescencia en los seres humanos, esta etapa del gato se inicia entre los 5 y 8 meses en las hembras y entre los 6 y 7 meses en los machos. Con el desarrollo de las conductas sexuales, es probable que tu minino se muestre algo más inquieto y rebelde en este periodo.

Tras experimentar su “adolescencia”, tu minino concluirá su desarrollo físico alrededor de su primer año de vida, adoptando los rasgos típicos de la edad adulta. No obstante, su carácter y personalidad seguirán en formación, como veremos a continuación.

¿A qué edad se calman los gatos?

Como vimos, el desarrollo de los gatos no ocurre solo a nivel físico, sino que su carácter y la forma de relacionarse con los estímulos e individuos de su entorno van cambiando a medida que el gatito va asimilando los pilares de su conducta social, su lenguaje corporal y, en definitiva, de su personalidad. Como los seres humanos, los gatos no nacen con un comportamiento predeterminado. Aunque el factor genético sí influya en su carácter y personalidad, el comportamiento de cada minino es el resultado de una sumatoria más compleja, en la que el ambiente en que se desarrolla, los cuidados y la educación proporcionada por su tutor, juegan un rol clave.

Este proceso de desarrollo de la personalidad y carácter de los gatos no sigue necesariamente los mismos tiempos que los del crecimiento físico. Hablando en términos más sencillos: que tu gato haya alcanzado la edad a partir de la cual se lo considera adulto, o tenga el aspecto de un gato adulto, no significa necesariamente que haya terminado de madurar.

Para que te hagas una idea, en líneas generales, se considera que un gato ha alcanzado la edad adulta en términos físicos a partir de su primer año de vida; en este artículo te explicamos con más detalles cuándo un gato es adulto. No obstante, su carácter y personalidad tardan alrededor de tres años en estabilizarse plenamente. Entonces, si te preguntas a qué edad se tranquilizan los gatos, probablemente será a partir de este momento, alrededor de su tercer año de vida, que percibirás un comportamiento más estable, con características más bien macadas que revelan su personalidad.

Así mismo, debes tener en cuenta que no existe un tiempo preestablecido para la conclusión del desarrollo físico de los gatos, tanto a nivel físico como psicológico. Considerando que cada minino es un mundo y experimenta una realidad única, este proceso de crecimiento y maduración puede variar tanto en función de factores inherentes a su organismo (raza, linaje, etc.), como de factores ambientales y los estímulos que le son presentados en su ambiente de crianza. Solo para mencionar un ejemplo, las razas de gatos gigantes, como el Maine coon o el bosque de Noruega, pueden tardar hasta cuatro años en dejar de crecer y alcanzar la adultez definitivamente, mientras los gatos pequeños pueden concluir este proceso antes de los 12 meses de vida.

Sin embargo, ello no significa necesariamente que tu minino, al concluir su proceso de desarrollo, empezará a ser tan tranquilo o calmado como otros gatos, ya que puede tener un carácter naturalmente más activo y juguetón, tendiendo a calmarse únicamente con la aparición de los primeros síntomas de vejez. En este sentido, para prevenir conductas destructivas y problemas de comportamiento, es esencial que le proveas un ambiente enriquecido con juguetes y otros complementos que estimulen su cuerpo y su mente, permitiéndole gastar energía de manera positiva y previniendo el cúmulo de tensión que suele conllevar a la aparición de síntomas de estrés. En este artículo, compartimos varios consejos prácticos de enriquecimiento ambiental para gatos, ¡no te los pierdas!

No obstante, si observas que los años pasan y tu gato no se tranquiliza, no te pierdas este artículo: "¿Cómo calmar a un gato hiperactivo?".

¿Y cuándo empieza un gato a ser cariñoso?

Aquí nos encontramos con otra pregunta muy frecuente entre los tutores, pero más que ofrecerte una respuesta, queremos proponer un cuestionamiento: ¿qué entiendes por ser cariñoso? ¿Cómo debe ser un gato para que lo consideres cariñoso? Si al intentar responder a estas preguntas terminas describiendo el comportamiento de un perro, es decir, las formas cómo los perros suelen demostrar afecto hacia los humanos, entonces, probablemente deberías reconsiderar la idea de adoptar a un gato.

Aunque sea un mito que los gatos no pueden ser cariñosos (¡porque sí lo son!), lo cierto es que no demuestran su amor por sus compañeros humanos de la misma forma que los perros. Algo perfectamente natural, ya que se tratan de especies distintas, con un proceso de evolución y una historia bastante diferentes. Los gatos tienen sus propios códigos de conducta social, interactuando con los humanos y otros animales de manera distinta a los canes. En este punto, de nada sirve hacer comparaciones o intentar definir cuál es el “mejor” compañero, ya que el concepto de “mejor” siempre resultará subjetivo y el “mejor compañero” será aquel que más compatible sea con tu personalidad y estilo de vida.

Por ello, si quieres saber si tu gato te quiere, debes poner atención a su comportamiento en el día a día y dedicar tiempo para conocer un poco mejor su lenguaje corporal, pues así podrás identificar aquellas conductas, acciones y gestos a través de las cuales expresan sus emociones y su amor hacia ti.

Pero, lógicamente, también debes poner de tu parte para conquistar el amor y la confianza de tu minino. Pues, sin un ambiente positivo donde puedan expresarse de manera libre y segura, y sin los cuidados necesarios para garantizar su confort y bienestar integral, difícilmente un gato desarrollará la confianza necesaria para manifestar sus emociones y su forma de ser. Si necesitas ayuda, aquí encontrarás algunos tips para ganarte la confianza de un gato.

¿Castrar a un gato lo tranquiliza?
 

Continuando con las dudas más frecuentes sobre el desarrollo de los gatos, muchos tutores se preguntan cuándo alcanzan su madurez sexual y cuál sería la mejor edad para esterilizar o castrar un gato, ya que muchas personas consideran que esta intervención consigue tranquilizarlo. En este punto, nuevamente vale resaltar que no todos los gatos alcanzaran la madurez sexual en el mismo momento, o a la misma edad, pudiendo ello variar en función de su raza, linaje y factores ambientales (como el clima donde viven, por ejemplo). Así mismo, castrar a un gato no siempre lo tranquiliza, ya que esto, como hemos visto, depende en gran medida del desarrollo de su personalidad y carácter, así como de las experiencia vividas.

En líneas generales, las gatas de talla pequeña o mediana suelen experimentar su primer celo entre los 6 y los 9 meses de vida, pero las hembras de razas grandes o gigantes pueden tardar hasta 12 meses en entrar en celo por primera vez. Igualmente, el hecho de alcanzar la edad fértil (madurez sexual en términos físicos) no significa que una gata esté preparada física y mentalmente para atravesar un embarazo en condiciones óptimas, siendo recomendable esperar al menos hasta su segundo o tercer año de vida.

Respecto a la mejor edad para esterilizar a una gata, se recomienda que el procedimiento se lleve a cabo durante el periodo prepuberal (cuando la gata alcance unos 2,5 kilos), o bien después de haber tenido su primer celo durante el anestro (período de inactividad sexual, posterior al diestro, que suele durar entre 50 y 95 días). Para aprender más sobre este tema, te recomendamos el siguiente artículo: "Celo en gatos - Macho y hembra".

En los gatos machos, el primer celo suele ocurrir más tarde, generalmente entre los 8 y 12 meses de vida. Al contrario que las hembras, que experimentan un periodo de fertilidad y receptividad, los gatos machos pueden aparearse y reproducirse durante todo el año, a cualquier momento, hasta alcanzar su 7º o 8º año de vida, aproximadamente.

Si hablamos del mejor momento para castrar a un gato macho, la tendencia actual es realizar este procedimiento alrededor de su 4º o 5º mes de vida. Pero la edad específica en cada minino puede llegar a variar en función de su estado de salud y de la convivencia con hembras no esterilizadas en el hogar.

Lo más importante aquí es reforzar que la esterilización o castración de gatos machos y hembras es la medida más eficaz y segura para prevenir camadas no planificadas y frenar el ascenso de la sobrepoblación callejera, independientemente de si el animal muestre un carácter más calmado o no. Nuevamente, insistimos en la importancia de una adecuada educación y de dedicar tiempo a nuestro minino para que se sienta atendido, desarrolle un carácter equilibrado y no sufra problemas de estrés. De esta forma, entre el año y los tres años de vida, tendrás a tu lado a un gato tranquilo que te adorará.

 

Comentarios