¿Por qué los perros ladran por la noche?

miércoles, 14 de julio de 2021 · 10:30

Los ladridos forman parte de uno de los muchos sistema de comunicación que utilizan los perros con otros de su especie o con los seres humanos. Pero cuando esos ladridos se producen por la noche pueden llegar a convertirse una costumbre molesta para ti, pero sobre todo también en un problema de convivencia con el resto de vecinos, con tus familiares o amigos.

Este tipo de comportamiento puede revelar importantes detalles sobre el bienestar emocional de tu mascota o incluso sobre algún problema de comportamiento. 

¿Qué significan los ladridos de los perros?

El ladrido forma parte del sistema de comunicación de los perros con otros perros o con los seres humanos y lejos de lo que muchos piensan no tiene porqué asociarse a una amenaza. Ya que cuando un perro intenta atacar suele hacerlo de forma silenciosa.

El ladrido lo que implica es una llamada de atención que a menudo intenta comunicar a su familia humana, ya que es menos habitual que los perros se comuniquen a través de ladridos con otros de su especie. El ladrido trata de transmitir que algo nuevo para él está sucediendo, como por ejemplo una visita o incluso también puede intentar transmitir conflicto o frustración por algo.

En el caso de que el perro esté muy emocionado, también puede estar haciéndonos una invitación para jugar con él o intentar decirnos que tiene hambre, sed o incluso ansiedad, estrés, aburrimiento o en algunos casos incluso dolor.

Las razones por las que un perro ladra son numerosas, pero si tu perro decide hacerlo sin motivo por la noche y en el momento del día en que más horas seguidas debería invertir para dormir, es momento de analizar lo que ocurre y de encontrar las razones de ese molesto comportamiento.

¿Por qué los cachorros ladran por la noche?

Cuando un cachorro llega a casa es normal que eche de menos a su familia y que al comienzo se encuentre desorientado en su nueva casa sobre todo durante esas horas en las que se encuentre solo, que a menudo coinciden con la noche. Es posible que en esos momentos ladre o incluso llore para intentar llamar a su familia. Si esto sucede, aunque antes se recomendaba ignorarlos, lo cierto es que ahora la mayor parte de los educadores caninos aconsejan atenderlos para darles más seguridad hasta que consigan estar cómodos y seguros en su nuevo hogar y con su nueva familia.

Otra buena forma de que nuestro cachorro emplee esas horas del día en dormir y no en ladrar puede ser jugando con él y manteniéndolo activo durante el día. Ese gasto de energía hará que nuestro perro necesite descansar y dormir durante la noche.

Si además le ofreces una cama cómoda y resguardada en la que dormir y le premias por pasar tiempo en ella, aún mejor. 

¿Por qué mi perro adulto ladra por la noche?

En el caso de los perros adultos es más fácil asociar esos ladridos nocturnos a un problema de comportamiento y a menudo tienen relación con situaciones en las que nuestro perro se encuentra estresado o frustrado por algo.

En cualquier caso, es importante que al igual que te hemos aconsejado con los cachorros, también dediques tiempo por el día a mantenerlo activo, a pasear con él, a jugar o a que se relacione con otros perros... Todo esto hará que durante la noche se sienta cansado y si cuenta con una cómoda cama en la que dormir tendrá aún más razones para descansar.

Por otro lado, también es importante que demos prioridad al cariño y a la educación de nuestro perro haciéndole entender órdenes básicas con ejercicios de estimulación mental, siempre premiándole por ello. Aprenderlas y llevarlas a cabo le hará sentirse más seguro en el entorno en el que se encuentra y mejorará su comportamiento.

Los ruidos también son otra de las razones más comunes de que nuestro perro ladre por las noches, por eso es aconsejable colocar su cama en un lugar tranquilo que esté alejado de ventanas y puertas.

¿Y si nuestro perro es de edad avanzada?

Si tu perro es anciano y ha empezado de repente a ladrar por las noches, es probable que haya algo que le esté haciendo no conciliar el sueño igual de bien que antes.

En estos casos es importante llevarlos al veterinario para que pueda descartar cualquier enfermedad o dolencia física que pueda estar impidiéndole descansar. Desde una posible otitis, artritis, problemas de corazón, problemas en la columna... Sea por estas u otras razones el veterinario nos aconsejará el mejor tratamiento para facilitar su descanso. No tenemos que olvidar que esta es una etapa difícil para nuestro perro y que nuestra función es la de hacer que pueda llevar esta etapa lo mejor posible y darles el máximo cariño.

Este cambio puede deberse también a algún problema que no solo sea físico como puede ser el síndrome de disfunción cognitiva o demencia senil el cual se debe al envejecimiento del sistema nervioso central, que les conduce a sentirse desorientados y confusos y que podría llevarlos a cambiar esos patrones de sueño.

Por supuesto los ruidos molestos también pueden ser una posible razón de que nuestro perro no pueda dormir y de que ladre para liberar estrés.

Comentarios