¿Para qué sirve el ginseng?

jueves, 15 de julio de 2021 · 13:39

Al ginseng se le atribuyen propiedades energizantes, anti-inflamatorias, anti-oxidantes, anti-cancerígenas e inmunológicas, de ahí su clasificación como adaptógeno (sustancias naturales provenientes de algunas plantas, cuyo efecto ayuda al cuerpo a funcionar de manera óptima).

Aunque la ciencia requiere de más investigación para confirmar los beneficios de esta raíz como suplemento, muchos estudios han observado que sus compuestos ginsenósidos sí tienen un impacto positivo en nuestra salud.

Aumenta los niveles de energía

El ginseng ayuda a estimular nuestra actividad física y mental, sobre todo en personas que se sienten débiles y cansadas. Diversos estudios en animales han relacionado algunos componentes del ginseng, como los polisacáridos y los oligopéptidos, con un menor estrés oxidativo y una mayor producción de energía en las células, ayudando a combatir la fatiga.

Un estudio llevado a cabo durante 4 semanas exploró los efectos de administrar 1-2 gramos de Panax ginseng, o un placebo, a 90 personas con fatiga crónica. Aquellos que recibieron el suplemento de ginseng experimentaron menos fatiga física y mental, así como una reducción del estrés oxidativo, en comparación con los que tomaron el placebo. 

Otro estudio que involucró a 364 sobrevivientes de cáncer con fatiga comprobó los efectos de administrar 2.000 mg de ginseng americano, o un placebo. Después de ocho semanas, los pacientes que recibieron el ginseng tenían niveles de fatiga significativamente más bajos que los que habían tomado el placebo.

Una revisión de más de 155 estudios sobre este tema sugirió que los suplementos de ginseng no solo pueden combatir la debilidad y reducir la fatiga, sino que también ayuda a mejorar el rendimiento físico.

Mejora la función cognitiva

Aunque algunos estudios no han obtenido resultados totalmente convincentes, muchos investigadores sostienen que el consumo de ginseng tiene un impacto en las funciones de pensamiento y cognición. Al parecer, el ginseng ayuda a mejorar la memoria, el comportamiento y el estado de ánimo. Según varios estudios de laboratorio, los componentes del ginseng (ginsenósidos) protegen al cerebro del daño causado por los radicales libres.

Una investigación que siguió a 30 personas sanas durante 4 semanas observó que, tras consumir 200 mg de Panax ginseng diariamente, se había producido una mejora en la salud mental, el funcionamiento social y el estado de ánimo de los involucrados.

Otros estudios similares informaron que los suplementos de ginseng podían mejorar las habilidades matemáticas, e incluso fomentar una función cerebral y un comportamiento más saludable en personas con la enfermedad de Alzheimer.

Tiene efecto antiinflamatorio en el cuerpo

El ginseng es muy utilizado para reducir la inflamación. Los investigadores sugieren que los ginsenósidos son capaces de atacar ciertas vías en el sistema inmune para reducir las respuestas inflamatorias. Algunos estudios de probeta han demostrado que los extractos puros de ginseng inhiben la inflamación y aumentan la capacidad antioxidante en las células.

Por ejemplo, un estudio descubrió que el extracto de ginseng rojo coreano podía reducir la inflamación y mejorar la actividad antioxidante en las células de la piel de personas con eccema.

Pero los resultados también son prometedores en humanos. Un estudio investigó los efectos de tomar 2 gramos del extracto de ginseng rojo coreano 3 veces al día durante 7 días. En este caso los involucrados fueron 18 atletas jóvenes. Al medir los niveles de ciertos marcadores de inflamación después de realizar una prueba de esfuerzo, se vio que dichos niveles eran significativamente más bajos en aquellos que habían tomado el ginseng, en comparación con los que habían tomado un placebo. 

Fortalece el sistema inmune y previene gripes / resfriados

Las propiedades del ginseng lo convierten en un gran aliado para impulsar nuestra inmunidad de manera natural. Esto ha sido corroborado por numerosos estudios, especialmente por investigaciones que se han llevado a cabo en pacientes sometidos a cirugía o tratamiento de quimioterapia.

Un estudio que siguió a 39 personas en estado de recuperación tras una cirugía para el cáncer de estómago, observó que estos pacientes tuvieron mejoras significativas en las funciones inmunes y una menor recurrencia de los síntomas después de haber tomado 5.400 mg de ginseng diariamente durante dos años 

Otro estudio sugirió que las personas operadas de cáncer de colon que toman ginseng pueden tener hasta un 35% más de probabilidades de vivir libres de enfermedad durante cinco años, y hasta un 38% más de supervivencia que aquellos que no lo toman. 

Incluso, se dice que el extracto de ginseng es capaz de mejorar el efecto de las vacunas contra la gripe y los resfriados. Su uso también es útil después que se ha producido el contagio, ya que promueve la supervivencia de las células epiteliales del pulmón infectadas.

Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre

El ginseng también sirve para equilibrar nuestros niveles de glucosa. Se ha demostrado que los compuestos ginsenósidos del ginseng americano y el ginseng asiático mejoran la función de las células pancreáticas, aumentan la producción de insulina y aumentan la absorción del azúcar en sangre por parte de las células, de ahí que el ginseng esté considerado como un buen remedio para la diabetes.

Un estudio evaluó los efectos de tomar 6 gramos de ginseng rojo coreano, en conjunto con la medicación o una dieta antidiabética habitual, en 19 personas con diabetes tipo 2. Los investigadores observaron que estos pacientes pudieron controlar muy bien sus niveles de azúcar en sangre durante 12 semanas. Se vio una disminución del 11% en los niveles de glucosa en la sangre, una disminución del 38% en la insulina en ayunas y un aumento del 33% en la sensibilidad a la insulina 10.

Otro estudio mostró que el ginseng americano ayudó a mejorar los niveles de azúcar en sangre de 10 personas saludables después de realizar una prueba de bebida azucarada 11.

Al parecer el ginseng rojo fermentado podría ser incluso más efectivo para los pacientes con diabetes. Esta variante fermentada se produce con la ayuda de bacterias vivas, las cuales hacen que los ginsenósidos se trasformen y pasen a una forma más fácil de absorber en el organismo. De hecho, un estudio demostró que tomar 2.7 gramos de ginseng rojo fermentado al día era muy eficaz para reducir el azúcar en sangre y aumentar los niveles de insulina después de una comida de prueba.

A pesar de todos estos hallazgos, se necesitan más estudios clínicos para que la ciencia acepte al ginseng como una terapia estándar en el tratamiento de la diabetes. Aún no está claro cuál es el producto de ginseng más efectivo ni la dosis específica que deben tomar los diabéticos.

Tiene potencial como anti-cancerígeno

El ginseng puede ser muy útil en la prevención de ciertos tipos de cáncer, especialmente por los efectos anti-inflamatorios y anti-oxidantes de sus compuestos ginsenósidos; se ha observado que estos tienen la capacidad de impedir el crecimiento de células anormales.

Un estudio observacional sugirió que las personas que toman ginseng podrían tener menos probabilidad de desarrollar cáncer bucal, de esófago, estómago y colon, de hígado y pulmón, en comparación con las personas que no lo toman.

También se ha visto que las propiedades de la raíz de ginseng pueden mejorar la salud de los pacientes sometidos a quimioterapia, reducir sus efectos secundarios y mejorar el efecto de algunos medicamentos.

Si bien los resultados han sido prometedores, cabe señalar que las evidencias científicas sobre el papel del ginseng en la prevención del cáncer aun no son concluyentes.

Favorece la pérdida de peso

Existen dos razones principales por las que se puede usar el ginseng para adelgazar, por un lado acelera el metabolismo y afecta la forma en que el cuerpo metaboliza los carbohidratos (menos calorías se convierten en grasa), y por otro aumenta los niveles de energía y el rendimiento físico (es posible ejercitarse por más tiempo y quemar más grasa).

Quienes desean adelgazar con su ayuda, pueden consumir ginseng en forma de cápsulas, bebidas energéticas, polvos, entre otras variantes. Por ejemplo, muchas personas han informado que beber té de ginseng todos los días como parte de su dieta les ha ayudado a perder peso rápidamente.

Es importante tener en cuenta que, al igual que con cualquier otro suplemento natural, el consumo de ginseng debe complementarse con un estilo de vida saludable (dieta balanceada, ejercicio físico regular.)

Otros usos y beneficios conocidos del ginseng incluyen:

Favorece la buena salud del cabello. Previene la caída y el quiebre del pelo, combate la formación de caspa en el cuero cabelludo y restaura la hidratación desde el interior de la fibra capilar.

Aumenta la libido y la producción de testosterona. Los compuestos del ginseng asiático han demostrado su efecto sobre el cerebro y los testículos para aumentar la producción de hormonas masculinas, en este caso la testosterona.

Ayuda a combatir la ansiedad. Al regular los niveles de hormonas como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina, el consumo de ginseng mejora el estado de ánimo, controla los niveles de estrés y calma los estado depresivos y de ansiedad.

Ayuda a prevenir y aliviar el tinitus. Teniendo en cuenta el vínculo que existe entre el estrés y la aparición del tinitus (el estrés excesivo puede causar daño al sistema nervioso, y cuando este daño involucra a los nervios acústicos se puede iniciar el proceso de tinnitus), el ginseng puede ser de gran ayuda para prevenir y aliviar esta condición gracias a su efecto anti-estrés y neuroprotector.

Regula la presión arterial. Se ha observado que el consumo de ginseng puede ayudar a mantener estables los niveles de presión arterial, previniendo la hipertensión y disminuyendo el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Mejora la salud de la piel. Los fito-nutrientes presentes en el ginseng tienen poder anti-envejecimiento, ayudan a tonificar la piel y aumentan su brillo natural.

Promueve la buena salud de la glándula tiroides. Al parecer los ginsenósidos del ginseng coreano tienen propiedades que brindan soporte al funcionamiento de la tiroides. Se ha observado que son capaces de inhibir la producción de una hormona llamada T3 inversa, la que a su vez inhibe la T3 activa y afecta la actividad metabólica normal. En este sentido, su efecto es similar al del ginseng indio o ashwagandha.

Constituye un remedio universal dentro de la homeopatía. Tanto el ginseng coreano, como el americano y el siberiano, son utilizados ampliamente en el tratamiento homeopático de múltiples condiciones de salud. Algunas de las más comunes son la apendicitis, la debilidad, los dolores de cabeza, el lumbago, el reumatismo, la ciática y la libido baja

Comentarios