Covid: por qué no hay que tratarlo igual que la gripe

martes, 20 de julio de 2021 · 12:04

Se sabe que el Covid, el resfrío y una gripe no son lo mismo. Sin embargo, se tiende, por sus síntomas similares, a comparar el coronavirus con la gripe. Es más, el nuevo secretario de Salud del Reino Unido, Sajid Javid, dijo: “Tendremos que aprender a aceptar la existencia de la covid-19 y encontrar formas de afrontarla, tal como ya hacemos con la gripe”.

La gripe estacional es una infección que puede tener cualquier persona. Sin embargo, no hay que compararlo con el Covid porque tienen varias diferencias.

Diferencias

Si bien se necesita buscar alguna forma de convivir con el coronavirus, muy lejos está de tratarla igual que la gripe. Esto es porque hubo más de 180 millones de casos en todo el mundo desde principios de 2020, y al menos 4 millones de personas murieron por esta causa. Además, tampoco se sabe el efecto real del Covid prolongado. Actualmente, el efecto sobre la salud del Covid es mayor que el de la gripe.

También se sabe que el virus es más contagiosos que la gripe. Esto se supo porque las medidas para controlar la pandemia, llevaron a que haya casi cero casos de gripe en muchos lugares. Por ejemplo, en el hemisferio sur durante su invierno a mediados de 2020 y nuevamente en Europa y América del Norte entre noviembre de 2020 y marzo de 2021. Incluso en países con altas tasas de covid-19, como Sudáfrica y Reino Unido, en invierno apenas se registraron casos de gripe.

Si se trata al Covid como una gripe habría más casos y más muertes. Muchos síntomas son parecidos pero también son compartidos con otro germen: el norovirus. También puede ser asintomático en algunas personas y muta rápidamente: se han encontrado diferentes cepas de norovirus circulando por el mismo hospital durante una temporada. Algunos síntomas del norovirus son diarrea y vómitos violentos.

Coronavirus y norovirus

El manejo del Covid debería ser tratado en el futuro más como si fuera un norovirus que una gripe. Porque este germen, también puede ser asintomático y tiene muchas mutaciones. Es más, a veces cambia tanto que es muy difícil hacer una prueba estándar.

Mientras tanto hay que mantener hábitos de higiene  que se adquirieron con la pandemia. Lavar las manos con frecuencia y ventilar los ambientes. Aquellos que pueden usar una mascarilla deben pensar en continuar poniéndosela en espacios cerrados y en el transporte público. Estas simples medidas deberían ayudar a detener la propagación de muchas enfermedades virales, ya sea la influenza, el norovirus o la covid-19, antes de que se necesiten intervenciones más importantes.

Comentarios