5 claves para elegir un buen aceite de oliva

jueves, 8 de julio de 2021 · 15:10

¿Cómo saber si un aceite de oliva es bueno o no?, esa es la cuestión. Para resolver esta duda, nada mejor que consultar a los expertos.

1. Leer la etiqueta

La acidez es un parámetro que mide los ácidos grasos que contiene un aceite. Al momento de elegirlo, debemos saber interpretar su información y confirmar que esté etiquetado como Aceite Oliva Virgen Extra.

El Aceite de Oliva Virgen Extra es aquel que tiene una acidez inferior al 0,8%. La acidez es inversamente proporcional a la calidad del aceite, es decir, entre más baja sea, mayor será la calidad del aceite de oliva.

Por otro lado, la forma en que se ha elaborado el aceite es también muy importante. Las máquinas tradicionales de prensado pueden producir oxidación en el líquido, mientras que las más modernas -de acero inoxidable- evitan este inconveniente. Por lo tanto, un aceite cuya etiqueta diga “primera extracción en frío”, en lugar de “prensado”, hablará de un producto de primerísima calidad.

2. Añada

A diferencia del vino, que mejora con los años, el aceite de oliva pierde calidad con el paso del tiempo. Siempre es recomendable un aceite que haya sido producido lo más cerca posible de la fecha en que lo compramos. El parámetro es, como máximo, 24 meses.

3. Envase

Si queremos un buen aceite, debemos evitar los envases transparentes y plásticos. El aceite de oliva es sensible a la luz y a la oxigenación, de modo que el producto debe estar envasado en botellas oscuras y de vidrio que lo protejan.

Cuanto más tiempo está expuesto al calor, la luz y el oxígeno, más calidad pierde el aceite. Este punto también es muy importante cuando vamos a comprarlo, porque debemos tener en cuenta las condiciones de exposición y almacenamiento en las que el vendedor mantiene el producto.

4. Precio

Esta es una de las dudas más comunes a la hora de comprar un aceite de oliva. La realidad es que es muy difícil encontrar un aceite de alta calidad a un precio muy económico.

Igual que en otros rubros, los productos de buena calidad tienen costos de producción mayores y, por lo tanto, el precio al que se pueden comprar también es superior. No obstante, sabiendo elegir un buen producto, podremos movernos con más confianza en las variedades y estándares de precios que se adapten a nuestra economía.

5. El color no es un indicador de calidad

Este punto quizá ya debamos evaluarlo en nuestra mesa, pero no por eso deja de ser importante de marcar.

Además de los ítems que hemos mencionado anteriormente, lo que habla de la calidad de un aceite de oliva son su aroma y su sensación en boca, no el color. Es por eso que en las catas de aceite se utilizan recipientes que no permitan verlo.

Comentarios