Los beneficios de tener lavanda en casa

martes, 15 de noviembre de 2022 · 19:45

En el interior de las casas no puede faltar la lavanda. Su color violeta, sus flores hermosas y su aroma inconfundible son un combo reducido de solo algunos puntos a favor que tiene para elegirla entre los dudosos.

Beneficios

Con la llegada del calor, la presencia de insectos que pueden ser peligrosos para la salud -como el dengue- es una moneda corriente en los lugares cerrados o con cantidad de agua acumulada. La lavanda es especialista en espantar principalmente a los mosquitos. 

Por otra parte, gracias a sus tonos vivos y su forma a medida que crece, es ideal para tenerla en el jardín, así como también en una maceta en el interior u optar por un racimo en la habitación. Si se la ubica cerca de la puerta de acceso desde el patio, puede espantar a los alacranes platenses o plagas de las plantas.

Su tonalidad agradable ayuda a dormir mejor, a la vez que su aroma reduce el estrés y mejora notablemente a sentirse en calma. Por ello, es común ver que los fanáticos de la lavanda tengan aunque sea unas ramitas en la habitación.

El avance de la ciencia logró que trascienda las fronteras comúnmente conocidas y llegue hasta la gastronomía. Así como se lee, cada vez son más las recetas que la utilizan para darle el toque final al plato a la vez que aporta una fragancia inconfundible y delicada.

Historia

La lavanda no es originaria de Argentina, muy por el contrario. Su nombre proviene de Lavandula que, en latin es ‘lavare’ (lavar). Se la encontró por primera vez -y se determinó su origen- en la zona sur de Europa y el norte africano.

Es un arbusto más bien bajo, que no supera el metro de alto en su tierra natal. Cuenta con alrededor de sesenta especies en su composición total y es de las más elegidas para aromatizar los hogares y espacios cerrados.

Necesita por lo menos seis horas de luz y es amiga de las temperaturas altas. Por consiguiente, no se lleva bien con los meses de climas fríos como el otoño o invierno.

Se puede mantener cuidada tanto en exterior, con la cantidad de luz adecuada, o en el interior dentro de una maceta en la que tenga bien dispuestos los espacios tanto para su crecimiento como para su drenaje.

Este último punto es importante ya que necesita poca agua. Es preferible utilizar una tela o esponja para hidratar las ramas y flores, en pos de que no genere hongos. Los riegos deben ser semanales. 

 

Comentarios