Horóscopo chino: qué animal soy, significado y características

En China, la astrología es una de las artes más antiguas de la adivinación. Según esta tradición, los signos se basan en el año de nacimiento, están identificados con animales y cada uno de ellos se repite cada doce años.

El horóscopo chino, entonces, es un ciclo repetitivo de 12 años donde cada año está representado por un animal y un elemento. Se cree que existe una relación entre el hombre y los 12 animales zodiacales. Por lo tanto, las personas nacidas en el año de tal animal tendrán las características de ese animal.

Los signos del horóscopo chino son Rata, Búfalo, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo. Y cada uno de ellos posee un elemento que puede ser Metal, Aire, Fuego, Tierra y Agua.

De tal manera tienen la influencia del Metal las personas nacidas en un año lunar terminado en 0 o 1. La influencia del Agua es para las personas nacidas en los años terminados en 2 o 3. La de la Madera recae sobre los que nacieron en años terminados en 4 o 5. La influencia del Fuego se da sobre los nacidos en años terminados en 6 o 7. Y será el elemento Tierra el que ejerza su influencia sobre las personas nacidas en los años terminados en 8 y 9.

Horóscopo chino: qué animal soy, significado y características

LA RATA 

(Nacidos en los años 1912, 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996, 2008 y 2020)

Las ratas son ingeniosas, hábiles, versátiles, amables, inteligentes y encantadoras. Son sensibles a las emociones de los demás, pero son tercos con su opinión. En el aspecto financiero, les gusta ahorrar y pueden ser tacañas. La rata tiene un sex appeal que es marca registrada. Su caudal emocional, creativo y humano la convierte en un ser único e irremplazable.

Es solitaria, sabe atravesar las pruebas que se le presentan, administrando con precisión su porvenir y condimentándolo con sentido del humor, creatividad y solvencia. La rata es ciclotímica: desde muy joven deberá tener contención, amigos, y especialistas que puedan decodificar su psiquis para no estancarse y evolucionar en su vocación. Se reinventará en la vida mil veces, tanto como quiera y pueda.

Hogareña, cariñosa con hijos, nietos, hermanos y amigos, es una persona necesaria para pedirle consejos, ayuda, o su tiempo. Cuando está enamorada es abrumadora. Es una gran compañera de la vida cotidiana y de viajes al exterior. Su memoria asombra: detallista, diseca situaciones y personas con agudeza y sentido del humor. Conoce las leyes y los códigos del barrio y del país y siempre se adelanta para sacar tajada en lo que pueda.

EL BÚFALO 

(Nacidos en los años 1913, 1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009 y 2021)

Los Búfalos son trabajadores, inteligentes y confiables. Son honestos y sinceros, pero discretos: no buscan ser el centro de atención. Esto a veces oculta su talento, pero obtiene reconocimiento a través de su arduo trabajo. De gran capacidad emocional para soportar los embates de la existencia, los búfalos destilan autoridad desde niños. Se les encargan las tareas de ser guardianes y protectores de la familia, de cumplir con roles familiares, laborales, políticos y sociales que le sientan a la perfección. Son llamados a convertirse en jefes de la manada.

Es clave la infancia, la forma de crianza en la familia, los órdenes del amor. A veces sufre exclusión por parte de hermanos o parientes, pues es tímido y solitario. Con el tiempo, y si tiene gente que le marque los límites, aprenderá a ser más dócil, servicial y educado. Desde muy chico sabe lo que quiere, y apunta a ese objetivo sin detenerse.

La vida para el Búfalo está asociada a cumplir con su deber, y a veces sufre fuertes encontronazos con gente que no soporta su forma autoritaria de ejercerlo. Tiene inteligencia práctica y la aplica en cada acción o situación cotidiana. La suma de paciencia, tenacidad y perseverancia del Búfalo es su carta de triunfo frente a la liviandad del ser del resto del horóscopo chino.

Es muy probable que en el transcurso de su vida se pelee con amigos, parejas o socios. Su carácter es volcánico, irascible, colérico y le cuesta pedir disculpas. No escucha razones y sigue sin aceptar sus errores o equivocaciones. Hiper-responsable, hogareño, será el proveedor o la proveedora de la casa, y a veces, cabeza de varias familias más. El Búfalo ocupa tiempo y espacio en el corazón de los mortales.

EL TIGRE 

(Nacidos en los años 1914, 1926, 1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998 y 2010.)

Los Tigres son personas valientes y activas que aman un buen desafío y una aventura en la vida. Raramente se sienten cansados y tienen ricas emociones. A veces, sin embargo, toman decisiones descaradas y son difíciles de controlar. El tigre está siempre al acecho, tiene la percepción y los sentidos más despiertos que el resto. Su carisma es un arma de doble filo. Y necesita que lo admiren, aplaudan, que estén pendientes de sus antojos y caprichos. Le cuesta delegar, es manipulador, obsesivo, ciclotímico y muy demandante.

La pasión rige su vida: estará siempre listo para salir de viaje sin boleto de retorno adonde el corazón o el deber lo llamen, para involucrarse con amigos y dar la vida por ellos. Unirá a íntimos enemigos en una noche de nostalgia, abrazando las causas más nobles de la humanidad, aunque sepa que será en vano.

El Tigre aprenderá a través de la vida a graduar sus emociones y pasiones, a administrar con más diplomacia lo que nunca soportó y le hizo perder herencias, puestos de honor, trabajos, relaciones más estables que lo aburrían, y que tal vez en la madurez añora. 

Signo dotado física e intelectualmente, el tigre se rebela ante la injusticia apenas gatea y, si agradece a sus padres sus dones, tendrá un rol destacado en la sociedad y será venerado. Amigo incondicional, exige obediencia debida y no perdona la traición.

EL CONEJO

(Nacidos en los años 1915, 1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999 y 2011.)

Los Conejos son sinceros con todo lo que hacen, solo piden que otros los traten de la misma manera. Para los extraños, la amabilidad del conejo puede hacer que parezcan suaves y débiles. En verdad, la personalidad tranquila del conejo esconde su confianza y fuerza.

El Conejo es símbolo de protección, afecto, suerte, magia, conexión con el más allá: tiene suerte a través de la vida y, si no abusa, puede administrarla de modo tal que le permita revertir con maestría cada situación en la que se sienta atrapado, cazado o rumbo a la hoguera.

En ambos sexos se destaca por su armonía, suavidad, belleza, refinamiento, modales, sentido estético y talento artístico. El Conejo es líder en la escuela, el barrio, el oficio, profesión o deporte que elija, y traerá suerte a su equipo. Signo dual, tiene el yin y el yang más acentuado que el resto. Está a la vanguardia en arte, teatro, café concert, musicales, circo, acrobacia. 

En los dos sexos, la hipersensibilidad es su talón de Aquiles: es un signo vengativo, cruel y despótico si no siguen sus juegos o directivas. El conejo es muy sociable, y a veces en la madurez, descubre que la soledad no es su mejor compañera de destino. 

Es aconsejable que busque técnicas de autoayuda que lo contengan en los momentos de depresión, angustia, separaciones o hechos traumáticos. Su equilibrio emocional es clave para evolucionar. El Conejo es querido y perdonado en sus errores por su gran sentido del humor y simpatía.

EL DRAGÓN

(Nacidos en los años 1916, 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000 y 2012.)

Los Dragones son figuras fuertes e independientes, pero anhelan apoyo y amor. Dotados de valor innato, tenacidad e inteligencia, los dragones son entusiastas y confiados. No tienen miedo a los desafíos y están dispuestos a correr riesgos. Desde las épocas imperiales el dragón representó las mejores virtudes del hombre. Como el dragón es el único animal mitológico del zodíaco chino, se lo venera y respeta más que a otros signos.

Los Dragones son seres especiales por su capacidad de recuperación ante hechos y situaciones límite. Sea varón o mujer, el dragón nunca pasa inadvertido: tiene una energía desbordante, arroja llamaradas y se impone por su avasallante personalidad. Impetuoso, le gustan los desafíos, los conflictos, los peligros. Necesita un objetivo para poder vivir, y no es mesurado.

A veces no le interesa la opinión de los demás y piensa que es el dueño de la verdad. Tiene necesidad de entusiasmarse y sobre todo de fundar imperios. Su carisma es un imán y con su ejemplo convence a las multitudes: decidido e intolerante, siempre se impone. Dicta y ordena, detesta recibir órdenes y que se resistan a sus impulsos.

Necesita ser la vedette, le gusta la espectacularidad. Le encanta dar consejos y criticar; es totalmente subjetivo pues le cuesta asumir sus defectos y modificarlos. El Dragón no nació para las medias tintas; todo lo que haga será polémico y trascendente. Ama el riesgo y la espectacularidad y jamás retrocede cuando toma una decisión. Su único problema es que debe vivir en la Tierra.

LA SERPIENTE

(Nacidos en los años 1917, 1929, 1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001 y 2013.)

Las Serpientes tienen la mejor intuición, una mente profunda y compleja, pero si aman, aman con todo su corazón. Son humorísticas y sofisticadas. No les gusta conversar o pensar en pequeños problemas cotidianos. La suerte es la aliada de la serpiente, que tiene dones innatos, belleza, talento, inteligencia, sex appeal, glamour y simpatía para enroscar en sus anillos fosforescentes a quien ella decida. Su seducción es parte de su ADN.

Desde niña conoce el arte de ganar dinero. Es independiente y muy trabajadora, tenaz, intuitiva para detectar dónde se encuentran el lingote de oro o los metales preciosos, pues vive en el inframundo y sabe esperar el momento oportuno para dar la mordida. La Serpiente es metódica, disciplinada, ciclotímica, capaz de conseguir lo que nadie logra en una vida. Es posesiva, celosa, manipuladora, egoísta y vengativa.

Su sentido del presente, de los cambios sociales, políticos y climáticos son muy agudos. Una luchadora por medios nobles o innobles. La serpiente es amante del sexo, la lujuria y los placeres físicos que puedan brindarle.

Se destacará por su lengua viperina, su humor negro, carisma y capacidad para almacenar datos en su memoria para usar a favor o en contra. Criatura dual, es imposible que pase inadvertida.

EL CABALLO

(Nacidos en los años 1918, 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002 y 2014.)

Los Caballos son espíritus libres que necesitan espacio para ser ellos mismos. Están llenos de energía, aunque demasiada. Estudiosos y atléticos, son fuertes creyentes de perseguir sueños. En lugar de riqueza y fama, la felicidad es lo que los motiva. El Caballo vive con pasión.

Desde chicos se destacarán por su brillante personalidad, su sex appeal y carisma. Ágiles, tienen destreza física y -algunos- intelectual. Aunque a veces les cuesta razonar en temas que hieren su sensibilidad equina. Es recomendable que tengan rienda corta desde la infancia, para aceptar cada etapa de su vida sin saltearse ninguna.

El Caballo es líder: en el barrio, la escuela, el potrero o siendo presidente. Los caballos que tengan vocación lograrán vencer obstáculos y saltar la valla para conseguir sus objetivos desde lo deportivo, lo político, lo social… El caballo es un huracán de alegría, humor, solidaridad, excelente compañía, aunque le cueste comprometerse con los vínculos que establece a corto, mediano y largo plazo. Aprenderá de sus fracasos más que de sus aciertos.

El matrimonio es una meta para el caballo. Aunque es muy inseguro y exigente para encontrar pareja: perderá la mitad de su vida en desechar a los que lo aman, pero que están lejos de sus expectativas.

A pesar de su libertad, necesidad de autonomía, inseguridad afectiva, con los años y en la madurez el equino necesitará estar rodeado de su familia. Su talón de Aquiles es su ego. Necesitará mucha técnica de autoayuda para salir de un lugar de confort, vanidad y orgullo.

LA CABRA

(Nacidos en los años 1919, 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003 y 2015.)

Las Cabras son amorosas y desinteresadas, siempre piensan en los demás, incluso si esto va en contra de sus propios intereses. Pueden perseverar en cualquier dificultad. Este es su rasgo más notable. Son fuertes y resistentes, aunque su gentileza puede ser engañosa.

La Cabra es un signo considerado fácil de influenciar -tanto en lo positivo como en lo negativo- por personas que la dominan, explotan, conviven o trabajan con ella. Es muy vulnerable; plagada de engaños, o sobornos que la convierten en un signo destinado a tener suerte o a perderse en las hondonadas y precipicios de la vida.

La familia es clave en su desarrollo emocional, vocacional, en sus elecciones acertadas o desacertadas, en los desvíos que puede tener por propuestas decentes e indecentes y en la que es fácil presa de las tentaciones que le ofrecen para claudicar.

Una mujer Cabra sobresale en la manada: elegante, sensible, bella, con sentido del humor y gracia es irresistible. Sabe gustar con sus modales graciosos, su talento para desplegar sus dones de ama de casa, artista, femme fatale y deslumbrar en público por sus ocurrencias. 

El trabajo no es el fuerte de la Cabra, salvo que se mantenga independiente, tenga su propia empresa o haga trueque con obras de arte o paraísos fiscales. La cabra con talento y vocación descollará con luz propia. Es un signo muy amable, cariñoso, altruista, lleno de ideas revolucionarias y esotéricas que pueden ayudar a mejorar el mundo.

Su espíritu aventurero es bien conocido, y lo puede practicar dentro de su territorio o corral, y puede moverse con certeza en lugares inhóspitos y desconocidos. La Cabra aporta al medio ambiente su conciencia y su ejemplo, y sabe administrar la energía con precisión.

A veces, los vaivenes emocionales, las separaciones, las rupturas o los cambios inesperados en su forma de vivir la pueden llevar a la depresión o a situaciones maníacas. Tiene el don de sanar a los más débiles y a los enfermos con su sabiduría, con reiki, con tiempo y cariño. Según sea su carta natal, puede ser holgazana o una trabajadora serial y responsable. La cabra es muy necesaria en la familia por su espíritu inquieto, renovador, cariñoso y lúdico.

EL MONO 

(Nacidos en los años 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004 y 2016.)

Los Monos son bromistas y alegres. Tienen la capacidad de lograr todos sus sueños. El rasgo más definitorio de los monos es su inteligencia. De niños, ganan premios y elogios de los maestros. Como adultos, obtienen reconocimiento profesional y se hacen grandes líderes.

El Mono nace sabiendo. Desde pequeño, su independencia hace la diferencia con el resto. Buscará su microclima, la soledad, los lugares donde la naturaleza lo inspire para nutrirse física y espiritualmente.

Este signo es dual, tiene la energía yin-yang para desarrollarse y apreciar cada encuentro, relación o viaje en los que se sentirá en estado de plenitud total. Su inteligencia se destacará donde encuentre un ámbito para desarrollarse, y conseguirá en poco tiempo lo que a otros les lleva años.

Su carisma, su extraña belleza o su estilo atraerán a artistas, filósofos y gente extranjera. Su estado anímico oscila como un péndulo: es fundamental que busque contención terapéutica en momentos de crisis que podrían llevarlo a la depresión o a no controlar su temperamento.

El Mono es aceptado socialmente pues es un entretenedor, un mago, un médium entre lo posible y lo imposible. Conoce el arte de la oratoria y el timing para escuchar a otros. Tiene miedo al compromiso formal, pues es libre por dentro y no soporta que lo enjaulen y controlen. Sabe retirarse cuando sabe que su presencia es una sobredosis para el prójimo. Experto en desarrollar su vocación, oficio, hobby, llegará adonde se lo proponga.

EL GALLO

(Nacidos en los años 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005 y 2017.)

Los Gallos son personas complejas que parecen fuertes, pero en el fondo necesitan la validación de sus seres queridos. Son serios en sus trabajos y decisivos en sus acciones. Criticarán directamente lo que consideran inadecuado y son perfeccionistas.

El Gallo se destaca por su capacidad laboral, perseverancia, tozudez, estoicismo, capacidad de sacrificio para trabajar horas extras y llevar el alimento a su hogar, cuidar a sus pollitos y limpiar el gallinero con esmero. En la mujer, es el signo con más cualidades para el matrimonio y la educación de los hijos. La mujer gallo sabe poner límites, es metódica, detallista, hábil en el arte de la cocina y en el telar, y puede diversificarse sin sobresaltos. El varón es más utópico; con talento para el arte, la filosofía, la teología, su mente vuela más allá del arcoíris.

Hay Gallos que nacen de noche y son más taciturnos, retraídos, inseguros: las sombras nocturnas en el gallinero los mantienen a la defensiva y a veces picotean antes de que los ataquen. El gallo diurno es más excéntrico, abierto, transparente, lleno de optimismo y energía.

El gallo necesita ser reconocido en su profesión u oficio. Su ego es tan apabullante como sus plumas, y si no se sumerge en terapias alternativas puede convertirse en un ser obcecado, engreído, vanidoso, que ahuyenta a la humanidad.

La familia que formará es más importante que la de origen. Necesita establecer vínculos duraderos, es adicto al matrimonio y a una familia prolífica, algo que logra casi siempre. Hay algunas excepciones de gallos que se inclinan por una vocación religiosa o mística, y se dedican a ella a pleno.

Amantes del buen comer y beber, de lujos caros y excéntricos, despilfarrará su fortuna en darse estos gustos. Un gallo que logra tener maíz y afecto en la infancia se convertirá en el rey Midas, y en un ser humano excepcional.

EL PERRO

(Nacidos en los años 1922, 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994, 2006 y 2018)

Los Perros son leales y honestos, amables y afables, cautelosos y prudentes. Debido a tener un fuerte sentido de lealtad y sinceridad, los perros harán todo lo posible por la persona que creen que es más importante. Nunca abandonarán a sus amigos, familiares o trabajo.

El Perro tiene una vida azarosa, complicada, llena de situaciones que debe enfrentar desde niño: a veces por temas traumáticos familiares, por rebeldía, injusticias que serán el motor para salir a morder sin ladrar, o jugarse la vida por terceros aunque no sepa las causas del conflicto.

Su bajo perfil, su humildad, afecto, estilo campechano son dones que facilitan el servicio, el altruismo, el contacto con los que más sufren y no tienen micrófono para expresarse, o llegar a las fuentes donde se los asista. En ambos sexos, el perro es el mejor interlocutor, confidente y consejero que tendremos en la vida. Algunos son indiscretos y venden información al mejor postor. Es el animal más humano, a pesar de que el mono sin duda nos intimida con su aspecto.

El Perro tiene pocos pero buenos amigos. Su rutina es sagrada. Tiene hábitos y costumbres que lo transforman en alguien disciplinado, metódico, profesional en el trabajo u oficio que desarrolle. En general el perro es modesto, sencillo y no tiene gustos extravagantes. Estoico, noble, sexy, despertará curiosidad por su excéntrica personalidad, o su forma de escabullirse sin que nadie lo note.

EL CERDO

(Nacidos en los años 1923, 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995, 2007 y 2019.)

Los Cerdos tienen una hermosa personalidad y están bendecidos con buena fortuna en la vida. Pueden no destacarse en una multitud, pero son muy realistas. Personalísimos para crear su microclima, los Cerdos son muy reservados, cautos, obsesivos para mantener el statu quo: si sienten que los pueden invadir son capaces de embestir con colmillos ocultos y provocar heridas de muerte.

La estabilidad emocional dependerá de su primera infancia: si tuvo traumas o situaciones de separación de padres, puede ser nostálgico y sin vocación para salir adelante solo. Necesitará tener ayuda extra para enfrentar las necesidades básicas de la vida.

El cerdo es el signo ideal para formar un hogar, criar hijos, amamantarlos, protegerlos, a veces de manera sofocante, imponiendo condiciones muy rígidas, y arbitrarias. Buen amigo, el cerdo tendrá prioridad en el corazón del prójimo cuando necesite ayuda: es sensible, solidario, lúcido, y tiene sentido común.

A veces se mete en problemas, pues interfiere en la vida de los demás sin que lo llamen. Su instinto sexual es fuerte en sus años de pubertad, adolescencia y juventud. Es víctima de sus bajos instintos, y necesita canalizar su libido a través de la búsqueda espiritual, artística o filantrópica.

Es inquieto, curioso, moderno en su forma de ver el mundo. Le gusta compartir con su pareja y sus amigos y muchas veces pierde grandes oportunidades por no ser más sociable, abierto y flexible. Sabe disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, contagia optimismo si está en épocas de abundancia laboral o afectiva y es muy querido u odiado en su ámbito familiar o profesional.

Comentarios