mascotas

¿Por qué algunos perros ladran tanto?

sábado, 6 de agosto de 2022 · 09:42

Las mascotas resultan ser una gran compañía para las familias, que adoran pasar tiempo con sus perros o gatos. Sin embargo, a veces nos sorprenden con algunos comportamientos que parecen no tener razón de ser. Sucede cuando los canes ladran sin parar. Entonces nos preguntamos por los motivos que los llevan a hacer eso y si hay alguna forma de ayudarlos.

El ladrido forma parte de la comunicación de los perros y lo hacen para pedir alimento, para llamar tu atención para jugar, para alertar sobre algún sonido extraño, para comunicarse con otros animales y otras tantas razones. Lo que sucede es que en ocasiones estos ladridos son reiterativos e insistentes y parecen no tener sentido alguno.

Lo cierto es que todo esto tiene una explicación y hay otros motivos por los que puede hacerlo. Aquí te comentamos algunos, pero recuerda que si se vuelve un comportamiento extraño, lo mejor será consultar con un especialista que determine las razones de esta actitud y pueda solucionar posibles inconvenientes.

Por soledad. Son varias las razones que explican este comportamiento y una de ellas es que se siente solo. Tal vez esta es la manera de tus perros de expresar que extraña a la familia o bien que necesita estar con otros animales.

Por miedo. Tal como los humanos, nuestras mascotas a veces también se sienten temerosos. Ya sea por una experiencia traumática o por la aparición de algo desconocido, ellos expresan a través de sus ladridos el miedo que están sintiendo.

Para protegerte. En relación al punto anterior, estos ladridos también se producen cuando detectan una amenaza. De este modo, sería una señal de vigilancia y de llamado de atención para estar atentos.

Para expresar disgusto. En otras ocasiones, el ladrido puede estar determinado por alguna necesidad insatisfecha. Puede que no tenga comida o agua en su bebedero, que su cama no esté en el lugar donde acostumbras o bien, porque busca un poco de afecto y compartir un momento de juego.

Comentarios