Consejos para cultivar suculentas como un jardinero profesional

miércoles, 7 de febrero de 2024 · 10:57

Las suculentas requieren macetas o contenedores con excelente drenaje para evitar daños en las raíces por acumulación de agua. Para lograr un sustrato bien drenado, coloca una capa de piedras de río o grava en la base, seguida de arena, humus y tierra, dividiendo el grosor de cada capa en partes iguales.

Experimenta con diferentes composiciones al plantarlas, prefiriendo contenedores un poco más grandes para crear combinaciones de suculentas que faciliten su cuidado.

El riego es crucial; muchas suculentas pueden tolerar periodos sin agua, pero algunas de clima húmedo pueden necesitar riego ocasional durante meses secos, además de ser colocadas en áreas más húmedas de la casa.

El uso de macetas de barro es recomendado debido a su porosidad, que facilita la aireación del sustrato y previene el pudrimiento de raíces. También se pueden usar materiales más rústicos como troncos, que añaden un toque original.

La técnica del kokedama o jardines colgantes es otra opción para cultivar suculentas, especialmente aquellas de porte colgante como Rhipsalis o Aporocactus.

Para suculentas de exterior, Yucca es una buena elección, adaptada a temperaturas más frías y con cuidados mínimos.

En el género Sedum, hay muchas especies aptas para climas templados y fríos, algunas más tolerantes a la lluvia y la semisombra.

La reproducción de suculentas puede realizarse fácilmente mediante semillas o esquejes. Es importante seleccionar esquejes de plantas vigorosas y saludables, y estimular el enraizamiento con un enraizante casero.

Los aloes y cactus pueden multiplicarse a través de hijuelos que desarrollan a lo largo de su vida, los cuales pueden cortarse y trasplantarse una vez desarrollen raíces.

Comentarios