vida saludable

Descubre cómo la canela puede ayudar a regular tu glucosa y colesterol

miércoles, 20 de marzo de 2024 · 10:15

Algunas especias son ideales para añadirlas en una dieta equilibrada ya que, además de aportar sabor, pueden ser beneficiosas para la salud. La canela es uno de los condimentos que endulza las comidas, añade aroma, especialmente recurrente en otoño e invierno, y tiene propiedades que queremos en nuestro organismo. La dietista Candace O’Neill de la clínica de Cleveland revela lo que la canela puede hacer por nosotros.

La canela como antioxidante: el componente llamado cinamaldehído es el que aporta la propiedad antioxidante y antiinflamatoria porque dilata los vasos sanguíneos, lo que mejora la hinchazón y reduce las enfermedades al corazón haciendo que las plaquetas de sangre no se acumulen. La experta comparaba en su artículo la diferencia en este punto entre las dietas mediterráneas, que suelen contener canela, a la de los estadounidenses que apenas lo contiene por la cantidad de comidas preparadas que se consumen.

Podría ayudar a reducir los niveles de glucosa en la sangre. O’Neill cuenta que la ciencia ha intentado averiguar si la canela podría ayudar con el azúcar en sangre y es que un estudio revela que las personas que tomaban suplementos de esta se beneficiaban de sus cualidades. No solo eso, sino que después de dejar de tomarla se seguían viendo los beneficios cuarenta días después, como la reducción de azúcar en sangre. Aun así, la Asociación Americana de Diabetes alerta de que no se debería sustituir ningún medicamento de insulina por la especia.

Podría reducir el colesterol. En el estudio anteriormente mencionado también se descubrió que el colesterol y los niveles de triglicéridos de los pacientes había mejorado al consumir canela. También en este documento en el que se hace un meta-análisis de diez estudios se llega a la conclusión de que se «redujeron significativamente» los niveles de colesterol.

Tipos de canela

Los dos tipos de la canela que más se comercializa es la Ceilán y la Cassia. La primera proviene del árbol Cinnamomum Verum y contiene de 4 a 70 veces menos de cumarina que la canela Cassia. Es originario de países como Sri Lanka y algunas zonas del sur de India. Podemos mirar la etiqueta y ver el lugar de origen del producto para identificarla. Pero físicamente también tiene diferencias: el color, el sabor y la textura son mucho más suaves. La rama se enrosca como una espiral que queda fina y quebradiza.

La Cassia es del sur de China, del árbol Cinnamomum Cassia, y se muestra mucho más marrón con algunos toques de rojo que vienen de su árbol cuando es joven. Por el contrario, se retuerce doble espiral, es más gruesa y dura. Un dato curioso es que es la menos saludable, por su alto contenido en cumarina, pero es la más comercializada en todo el mundo por su popular uso en la medicina china. O’Neill advierte de que este tipo de canela, si consumida en grandes cantidades, por ejemplo, concentrada en píldoras, puede ser tóxica para el hígado. La dietista resalta la importancia de comprar suplementos de calidad.

Otros tipos de canela menos populares son la Saigón o vietnamita que se destinan a uso doméstico como exportación. El árbol del que se recoge es el Cinnamomum loureiroi y muchas veces se confunde con la canela Cassia por su similitud. La mayor diferencia es la cantidad de curamina, que es la más alta de todos los tipos. Es muy oscura y con un sabor intenso, dulce y ligeramente picante. Viene en una sola pieza, no en varias capas enrolladas, con los extremos vueltos hacia adentro.

Y, por último, la Korintje, originaria de Indonesia o burmanii y podría hablarse de la versión barata de la Cassia. Su color es marrón rojizo oscuro y picante. También contiene altos niveles de cumarina.

Comentarios