Torta invertida de manzana: un clásico que no falla

lunes, 1 de abril de 2024 · 01:28

La torta invertida de manzana es una delicia que combina la dulzura y la acidez de las manzanas con una esponjosa base de pastel, creando un postre que es tanto estético como exquisitamente sabroso. Este plato, perfecto para cualquier época del año, brilla especialmente en las reuniones familiares o simplemente como una dulce indulgencia junto a una taza de café.

 

Ingredientes:

 

Para la base de manzana caramelizada:

4 manzanas medianas

100 g de manteca sin sal

3/4 de taza (150 g) de azúcar morena

 

Para la masa de la torta:

1 1/2 tazas (190 g) de harina de trigo

2 cucharaditas de polvo de hornear

1/4 de cucharadita de sal

1/2 taza (115 g) de manteca sin sal, a temperatura ambiente

1 taza (200 g) de azúcar blanca

2 huevos grandes

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/2 taza (120 ml) de leche

 

Instrucciones:

 

Preparar las manzanas: Precalienta el horno a 180°C (350°F). Pela las manzanas, quítales el corazón y córtalas en rodajas gruesas. Reserva.

Caramelizar las manzanas: En un molde para hornear (que sea apto para estufa y horno), derrite la manteca a fuego medio. Añade el azúcar morena y cocina, revolviendo constantemente, hasta que el azúcar se haya disuelto y la mezcla empiece a burbujear. Retira del fuego y coloca ordenadamente las rodajas de manzana sobre el caramelo. Reserva.

Preparar la masa de la torta: En un bol, tamiza juntos la harina, el polvo de hornear y la sal. En otro bol, bate la manteca con el azúcar hasta que la mezcla esté suave y pálida. Añade los huevos, uno a la vez, batiendo bien después de cada adición. Incorpora el extracto de vainilla.

Agregar los ingredientes secos y la leche: A la mezcla de manteca, agrega gradualmente los ingredientes secos alternando con la leche, comenzando y terminando con los ingredientes secos. Bate hasta que esté justo combinado.

Hornear: Vierte la masa sobre las manzanas caramelizadas en el molde, alisando la superficie con una espátula. Hornea por 35-45 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, este salga limpio.

Invertir la torta: Deja enfriar la torta en el molde durante unos 10 minutos. Luego, coloca un plato grande sobre el molde y con un movimiento rápido pero seguro, voltea la torta. Retira el molde con cuidado.

Servir: La torta invertida de manzana se disfruta mejor tibia o a temperatura ambiente. Puede ser acompañada con una bola de helado de vainilla o crema batida para un toque extra de indulgencia.

 

Consejos

 

Elección de manzanas: La clave de una buena torta invertida de manzana reside en la elección de las manzanas. Las variedades ácidas como la Granny Smith son ideales por su firmeza y porque mantienen bien su forma al hornearse.

Caramelo: Vigila de cerca el caramelo para evitar que se queme. Busca un color ámbar dorado.

Tiempo de enfriamiento: Dejar la torta enfriar en el molde durante unos minutos facilita el desmolde sin romper la capa de manzanas caramelizadas.

Comentarios