salud

Reacciones dermatológicas por dengue: ¿Cuáles son y cómo actuar?

jueves, 11 de abril de 2024 · 10:46

En el contexto actual, el país enfrenta un preocupante brote de dengue que ha generado una serie de manifestaciones clínicas, entre ellas, importantes síntomas dermatológicos. Estos incluyen desde erupciones cutáneas hasta lesiones más específicas, que pueden afectar diversas áreas del cuerpo, incluyendo la piel, las mucosas y las membranas.

El reconocimiento temprano y la comprensión de estas manifestaciones son fundamentales para un adecuado manejo clínico y para evitar complicaciones potenciales.

En este contexto, es esencial abordar las características y la evolución de estas manifestaciones, así como destacar la importancia de una atención médica oportuna y adecuada para garantizar el bienestar del paciente.

El dengue, es una enfermedad febril aguda que puede manifestarse con diversos síntomas, como náuseas, vómitos, dolor muscular y articular, dolor detrás de los ojos, leucopenia (nivel bajo de glóbulos blancos en sangre), erupciones cutáneas, petequias (puntos de color púrpura o marrón causados por sangrado bajo la piel) y otros.

En relación con las manifestaciones dermatológicas del dengue, estas suelen presentarse durante la fase febril y pueden variar desde erupciones cutáneas hasta lesiones localizadas. En algunos pacientes, estas lesiones pueden aparecer como un eritema leve o un rash, con características distintivas como las "islas blancas en un mar rojo", donde la piel normal se entremezcla con áreas de eritema. Además, se pueden observar lesiones en palmas y plantas, así como en el rostro, tronco y extremidades.

Algunos pacientes también pueden experimentar lesiones orales, como costras en los labios y vesículas en el paladar, que a menudo van acompañadas de sangrado y pérdida del gusto. Las lesiones hemorrágicas en la piel, como petequias y equimosis, son menos comunes y suelen manifestarse en la etapa final de la enfermedad.

Es importante destacar que estas manifestaciones dermatológicas suelen ser transitorias y autolimitadas, sin dejar secuelas permanentes. Sin embargo, es fundamental evitar la automedicación, especialmente con corticoides u otros medicamentos no recetados, ya que pueden empeorar la condición de la piel.

Se recomienda consultar a un médico ante cualquier manifestación dermatológica y utilizar cremas hidratantes no esteroides para aliviar el malestar y el prurito, así como tomar baños para mejorar el confort del paciente.

 

Comentarios