Jardinería

Consejos para que el Singonio: crezca radiante y saludable

viernes, 12 de abril de 2024 · 10:36

El Singonio o cabeza de flecha (Syngonium podophyllum) se encuentra entre las plantas de interior más populares del mundo. En este artículo exploraremos sus cuidados y problemas más comunes, pero primero vamos a mencionar sus principales características:

El Singonio es una planta trepadora perteneciente a la familia de las Aráceas. Crece en las selvas tropicales del centro y sur de América. Existen más de 30 especies diferentes de Singonios con múltiples variedades, entre los más conocidos y cultivados se encuentran el Syngonium podophyllum o el Syngonium wendlandii.

Sus hojas tienen forma de punta de flecha y las tonalidades varían en función de la variedad. Cuando la planta alcanza cierto tamaño no es capaz de mantenerse erguida por sí misma y necesitará de un tutor. También puede mantenerse como planta colgante.

Sin duda lo mejor del Singonio es su fácil mantenimiento. 

Cómo cuidar el Syngonium podophyllum

Riego

Riega tu Singonio con moderación, manteniendo el sustrato húmedo pero sin encharcar. Se debe comprobar siempre la humedad del sustrato antes de iniciar el riego. En verano se regará unas 2 o 3 veces por semana en función de la luz que reciba. Reducir los riegos durante el invierno.

La planta es ligeramente resistente a la sequía, es capaz de sobrevivir unos días sin agua. Sin embargo, habitualmente sus hojas inferiores comienzan a secarse y se vuelven marrones.

Iluminación

Los Singonios requieren de abundante luminosidad. Se desarrollan mejor con luz solar indirecta, demasiada luz solar directa puede quemar sus hojas. Las variedades más verdes pueden tolerar más sombra.

Temperatura

El mejor rango de temperatura para el Singonio es entre 15 – 24 ° C. Sin embargo, puede tolerar una amplia gama de temperaturas. Las temperaturas inferiores a 10 ° C durante períodos prolongados pueden matar a la planta.

Humedad

Como plantas nativas de selvas tropicales, a los Singonios les encanta la humedad ambiental. Se puede aumentar la humedad situando la planta en una bandeja o plato de agua con guijarros o rociando la planta diariamente con un pulverizador. Es recomendable evitar el aire caliente y seco de los radiadores en invierno.

Sustrato

El sustrato para el Singonio debe ser ligero y con muy buen drenaje. Por ejemplo un 80% de turba y 20% de perlita. Se puede utilizar un sustrato específico para plantas de interior.

Abono

Se recomienda emplear en el Singonio un fertilizante líquido para plantas verdes diluido en agua cada 15 o 20 días en primavera y verano.

Propagación

La reproducción del Singonio es sencilla y se puede realizar mediante esquejes de tallo y por división. La mejor temporada para propagar esta planta es en primavera o verano para conseguir obtener las mejores tasas de éxito y crecimiento.

Singonio en agua

El Singonio también se puede cultivar directamente en el agua.

Busca un recipiente transparente adecuado y rellénalo con agua templada. Ubica la planta en un lugar donde reciba luz indirecta. Evita la exposición directa al sol, ya que además de quemaduras en las hojas, puede producir la aparición de algas en el agua y el recipiente.

Cambia el agua con frecuencia, al menos una vez a la semana. Evita usar agua demasiado fría o caliente, ya que puede dañar a la planta.

Si tienes la suerte de tener un acuario en casa, puedes utilizar su agua para alimentar a tu planta. Cuando cambies el agua, llena el recipiente con 1/3 parte de agua de acuario y el resto de agua normal. Si no tienes acuario, puedes utilizar un fertilizante líquido diluido en el agua cada 1 o 2 meses para un crecimiento saludable.

Problemas comunes del Singonio o cabeza de flecha

Singonio con hojas amarillas

Las hojas amarillentas en las plantas de Singonio habitualmente son causadas por riego excesivo o insuficiente. En general es fácil saber si se está regando de forma insuficiente o excesiva; sólo hay que introducir un dedo en el sustrato. Si la tierra está seca por debajo de 3 cm, las condiciones serán demasiado secas. En cambio, si notas la tierra empapada, habrá un problema de exceso de agua.

Singonio hojas con manchas marrones

Las puntas marrones en las hojas del Singonio pueden ser un signo de falta de agua y largos períodos de sequía. También podría indicar que los niveles de humedad alrededor de la planta son demasiado bajos.

Se puede aumentar la humedad con un plato de agua con guijarros o rociando la planta diariamente. Es recomendable evitar el aire caliente y seco de los radiadores en invierno.

Las manchas marrones en las hojas del Singonio también pueden ser quemaduras producidas por el sol. Coloca la planta en un lugar donde reciba abundante luz indirecta pero no sol directo.

Singonio con hojas pálidas y pequeñas

La causa más común de la palidez y falta de crecimiento de las hojas del Singonio es la falta de nutrientes. Lo mejor es utilizar un fertilizante líquido para corregir posibles carencias.

Otra causa puede ser la falta de luz. Coloca tu planta de Syngonium en un lugar donde reciba suficiente luz indirecta.

Singonio con hojas marchitas

La razón habitual es la falta de agua.

El Singonio necesita mucha agua en verano y omitir el riego puede hacer que las hojas se marchiten. La buena noticia es que normalmente se recuperará rápido una vez que se haya regado a fondo.

¿Cómo reproducir el Singonio?

Propagación por esquejes

El Singonio se puede propagar mediante esquejes. Cuantas más raíces tengan estos esquejes, más rápido será el proceso de propagación y mayores las probabilidades de éxito.

Para conseguir propagar el Singonio sigue los siguientes pasos:

Selecciona un tallo adecuado y busca un nudo. Necesitamos uno para propagar con éxito la planta.

Con un cuchillo o unas tijeras bien afilados y previamente desinfectados, realiza un corte justo debajo de ese nudo, obteniendo un esqueje formado por un tallo con su hoja y el nudo del que saldrán las raíces de la planta.

Puedes dejar secar tu esqueje unos 30 min y aplicar un poco de canela molida en el corte para ayudar al cicatrizado y combatir la pudrición. Este paso ayudará a mejorar el proceso de enraizamiento.

A continuación, entierra los esquejes 2 o 3 cm en un sustrato con muy buen drenaje. Riégalo manteniendo la tierra húmeda pero no empapada, y colócalo en un lugar cálido dónde reciba luz indirecta.

Otro método de propagación es sumergir los esquejes en un recipiente con agua templada, asegurándote de que los nudos permanezcan siempre bajo el agua, y esperar a que salgan las raíces. Una vez que los esquejes produzcan suficientes raíces (lo ideal es unos 5 cm de largo), puedes pasarlos a tierra.

Comentarios