Intoxicación por monóxido: cómo detectarlo antes de calefaccionar el hogar

viernes, 12 de abril de 2024 · 10:00

Comienzan las bajas temperaturas y en los hogares se encienden las estufas. Sin embargo, año tras año existe un peligro silencioso: las pérdidas de monóxido de carbono. Cuáles son las recomendaciones de Defensa Civil.

La muerte o intoxicación por monóxido de carbono se produce cuando el gas (natural o de garrafa), el querosene, leña, alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta y no hay ventilación en la habitación.

Así, el monóxido inhalado se combina con la hemoglobina de la sangre (con una afinidad 250 veces mayor que con el oxígeno) formando la carboxihemoglobina, la cual no puede transportar oxígeno a las células. Esto provoca la hipoxia de los tejidos.

Según estadísticas nacionales, por año se presentan 500 casos de intoxicación por monóxido de carbono, mientras que 50 son las personas que mueren envenenadas por esta causa. De ellos, el 72% de los accidentes fatales se producen por mal funcionamiento de los artefactos o el uso indebido de cocinas y hornos para calentar las habitaciones.

Por este motivo, desde Defensa Civil recomiendan la verificación de los artefactos e instalaciones por un gasista matriculado, mientras que recuerdan que las hornallas y el horno no son adecuados para calentar los ambientes.

Causas que generan el Monóxido de Carbono (CO):

  • Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay una combustión.
  • Instalación de artefactos en lugares inadecuados.
  • Mal estado de los conductos de evacuación de los gases de la combustión, desacoplados, deteriorados o mal instalados.
  • Quemador de gas con la entrada de aire primario reducida.
  • Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

Algunas señales que pueden hacer sospechar la presencia del CO en el ambiente son: llama de color amarilla o naranja, en lugar de azul (normal), y aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

Síntomas

Si bien la absorción del monóxido de carbono y los síntomas resultantes dependen directamente de la concentración en el aire respirado, el tiempo de exposición y el grado de actividad de la persona, el CO provoca dos tipos de intoxicación:

Aguda: provocada por altas concentraciones, es mortal y no produce síntomas de advertencia significativa.

Crónica: produce sueño acumulativo, fuertes dolores de cabeza, náuseas, vómitos, zumbido en los oídos, impotencia muscular y somnolencia, pudiéndose confundir con un estado gripal o mala ingesta de alimentos.

¿Qué hacer frente a una intoxicación?

Ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono, retirar a los afectados del ambiente contaminado hasta un lugar donde puedan respirar aire limpio y fresco, además de llamar al médico de inmediato.

Si es posible, abrir puertas y ventanas así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono.

 

Comentarios