Hogar y jardinería

Lo que NO debemos hacer con nuestra planta de lavanda

Con un cuidado adecuado, puede florecer hermosa y perfumar tu hogar durante mucho tiempo.
viernes, 5 de abril de 2024 · 08:40

La lavanda es una planta muy popular por su aroma y propiedades relajantes, pero también es importante tener en cuenta algunas precauciones para su cuidado adecuado. A continuación, te mostramos algunas malas prácticas que debes evitar al tratar con una planta de lavanda:

No exponerla a temperaturas extremas: La lavanda es una planta que prefiere el clima cálido y soleado, por lo que debes evitar dejarla expuesta a temperaturas muy bajas o muy altas, ya que esto puede dañarla.

No regarla en exceso: La lavanda es una planta que prefiere el suelo seco, por lo que regarla en exceso puede provocar que las raíces se pudran. Es importante mantener el suelo ligeramente húmedo, pero sin encharcarlo.

No podarla en el momento incorrecto: La lavanda debe podarse después de la floración, para fomentar un crecimiento saludable y compacto. Podarla en otro momento del año puede provocar que la planta no florezca adecuadamente.

No usar fertilizantes en exceso: La lavanda no necesita grandes cantidades de fertilizante para crecer bien. El exceso de nutrientes puede hacer que la planta crezca de forma descontrolada y pierda su aroma característico.

Es importante seguir unas pautas básicas para el cuidado de la lavanda y evitar cometer estos errores que pueden dañar la planta.

Comentarios