Jardinería

Este el secreto de los jardineros para saber si tu planta necesita agua

domingo, 23 de junio de 2024 · 10:02

Para determinar si el suelo de tu planta necesita ser regado o está seco, puedes emplear un sencillo truco con un palo. Toma un palo y empújalo varios centímetros en la tierra, asegurándote de evitar las raíces, y luego retíralo. Si el palo sale seco, es una señal de que tu planta necesita agua. Por otro lado, si ves pedazos de tierra adheridos al palo, significa que la tierra sigue estando húmeda y no es necesario regarla.

Además de este método, existen otros consejos útiles para determinar si tu planta necesita riego:

Observa el color de la tierra de la maceta:

La tierra húmeda tiende a ser más oscura que la tierra seca. Si la tierra de la maceta tiene un tono marrón claro, indica que está seca. Sin embargo, ten en cuenta que este método es especialmente adecuado para plantas que requieren humedad constante, como los helechos. Para suculentas u otras plantas que toleran la sequía, ten precaución, ya que la superficie puede parecer seca mientras que el fondo de la maceta aún está húmedo.

Introduce tu dedo en el suelo:

Dado que la humedad puede variar en diferentes profundidades, es aconsejable hundir el dedo en la tierra, hasta unos 4 cm de profundidad. Si el suelo está completamente seco, incluso en profundidad, es hora de regar tu planta. Ten cuidado al hacerlo para no dañar las raíces.

Levanta la maceta:

Si al levantar la maceta notas que pesa más de lo usual, significa que todavía contiene agua. Si es ligera, esto indica que el suelo se ha secado y tu planta necesita agua. Para macetas más grandes, simplemente inclínalas un poco para estimar su peso.

Observa el estado del follaje:

Presta atención al estado de las hojas de tu planta. Hojas caídas y tallos secos son señales de que tu planta necesita agua. Riégala ligeramente en este caso para revitalizarla. Si las hojas están flácidas y la base del tallo comienza a volverse marrón y débil, es probable que hayas regado en exceso; en este caso, deja que el sustrato se seque antes de volver a regar.

Recuerda que la frecuencia de riego también varía según las estaciones. En otoño e invierno, las plantas suelen necesitar menos agua debido a su período de latencia. Además, la calefacción en interiores tiende a secar el aire, por lo que puedes rociar el follaje para mantener la planta hidratada.

La mejor manera de regar tus plantas es sumergir la maceta en un recipiente con agua durante unos minutos, permitiendo que la tierra absorba el agua, luego vacía el exceso. Usa agua no calcárea, como agua de manantial, y asegúrate de que esté a temperatura ambiente.

Estos consejos te ayudarán a determinar cuándo es necesario regar tu planta y evitar el exceso de riego que puede dañarla.

Comentarios