jardinería

Epipremnum aureum o Potus: la guía para cuidar esta planta de interior

miércoles, 10 de julio de 2024 · 11:02

El potus, también conocido como Epipremnum aureum o Pothos, es apreciado por su belleza y su capacidad para adaptarse a una variedad de entornos domésticos. Si eres nuevo en el mundo de las plantas o estás buscando una opción fácil de cuidar, el potus es una excelente elección.

En esta guía, te proporcionaremos información práctica y consejos útiles para mantener tu potus saludable y exuberante. Aprenderás sobre sus requisitos de luz, riego, temperatura y humedad, así como sobre cómo podar y fertilizar adecuadamente la planta. Además, descubrirás cómo mantener sus hojas limpias y cómo solucionar posibles problemas que puedan surgir.

Ya sea que desees agregar un toque de naturaleza a tu hogar, mejorar la calidad del aire o simplemente disfrutar de la belleza de sus hojas enredadas, el potus es una planta de interior encantadora y de bajo mantenimiento. 

Guía para cuidar y mantener esta planta:

Luz:

El potus se adapta bien a diferentes niveles de luz, pero prefiere una luz indirecta brillante. Evita la luz solar directa intensa, ya que puede quemar las hojas. Coloca tu potus cerca de una ventana con cortinas o en un lugar bien iluminado en tu hogar.

Riego:

El potus prefiere un suelo ligeramente húmedo pero no empapado. Permite que la capa superior del suelo se seque antes de volver a regar. Evita el riego excesivo, ya que puede causar pudrición de las raíces. Es mejor quedarse corto en el riego que regar en exceso.

Humedad:

El potus aprecia la humedad, por lo que pulverizar agua en las hojas de vez en cuando puede ser beneficioso, especialmente en entornos con baja humedad. Colocar la maceta sobre una bandeja con piedras y agua también puede ayudar a aumentar la humedad alrededor de la planta.

Temperatura:

El potus prefiere temperaturas moderadas, entre 18°C y 26°C. Evita exponerlo a corrientes de aire frío o caliente y mantén la planta alejada de fuentes de calor directo como radiadores.

Fertilización:

Puedes fertilizar tu potus mensualmente durante la primavera y el verano con un fertilizante equilibrado para plantas de interior. Sigue las instrucciones del producto y evita sobrefertilizar, ya que puede dañar las raíces.

Poda:

El potus responde bien a la poda regular para mantener su forma y promover un crecimiento denso. Puedes cortar las ramas más largas o desordenadas para controlar el tamaño de la planta y fomentar nuevas ramas.

Limpieza de hojas:

Limpia las hojas del potus periódicamente con un paño húmedo para eliminar el polvo y permitir que respiren adecuadamente.

Comentarios