Insólito: Un cura usa una pistola de juguete para bendecir a sus fieles

El religioso utilizó esta curiosa fórmula para mantener la distancia social por el coronavirus y no poner en riesgo la vida de sus feligreses, pero ha terminado convertido en meme
lunes, 18 de mayo de 2020 · 10:41

Grosse Pointe Park es una pequeña localidad cercana a Detroit, en el estado norteamericano de Michigan. Allí se encuentra la parroquia de St. Ambrose que, sin quererlo, se ha convertido en una de las más famosas de todo el mundo. Y todo porque tuvieron una idea para promover el distanciamiento social de sus feligreses: rociarlos con agua bendita a distancia con una pistola de agua.

La propia parroquia fue quien subió a Internet las imágenes hace algunas semanas, pero ha sido ahora cuando se han hecho virales, convirtiendo al padre Tim Pelc en un famoso en la red. Ha sido tal su éxito que las redes sociales se han llenado de memes en los que se compara al sacerdote con algunos de los pistoleros más famosos de la historia.

Esta popularidad de la noche a la mañana ha sido recibida con agrado por parte del padre Pelc, un sacerdote que lleva treinta años trabajando en la misma parroquia y que nunca imaginó que, a sus 70 años, se iba a convertir en una celebridad de Internet. Así ha explicado a BuzzFeed cómo se le ocurrió la idea de utilizar este método para bendecir a sus fieles.

Pelc reconoce que tiene una mente "bastante loca" y una congregación "muy receptiva". Por eso tuvo una idea para hacer "algo por los niños de la parroquia. Estaban preparados para una Pascua diferente a cualquiera de años anteriores, así que pensé: ¿qué podemos hacer para respetar todos los protocolos de distanciamiento social?" Así apareció la idea de la pistola de agua.

La idea era bendecir las cestas de Pascua de sus fieles y, al mismo tiempo, mantener una distancia social de seguridad, por lo que consultó con un amigo que es médico de emergencias en Detroit: "Dijo 'no solo es seguro, sino también divertido', y vino con sus hijos. Me proporcionó todos los accesorios de protección personal que necesitaba y, gracias a un día con un sol radiante, tuvimos una buena participación. Era una forma de continuar una antigua costumbre y la gente parecía disfrutarla".

Lo que realmente sorprendió al padre Pelc es la repercusión de las fotos en todo el mundo: "Fue una buena noticia y la gente estaba de humor para algo así. Fue viral en Ucrania y Alemania con personas muy divertidas, lo que llevó a toda una discusión secundaria sobre los tipos de pistolas de agua. Incluso hubo dos pinchazos desde el Vaticano, lo que me preocupó, pero todavía no he escuchado nada".

El sacerdote está convencido de que el éxito de las fotos radica en que no solo son divertidas, sino que también han aportado optimismo en un momento muy difícil por culpa del coronavirus:

Comentarios