¿Cómo era el verdadero rostro de Julio César?

sábado, 15 de agosto de 2020 · 00:24

Mundo. Una de las figuras más célebres y decisivas de la historia es el general, estratega, cónsul, estadista, orador y escritor romano Julio César (100-44 a.C.), cuyo prestigio y nombre han llegado hasta nuestros días para aludir y simbolizar el poder total. 

Especialistas del Museo Nacional de Antigüedades de Leiden, en los Países Bajos, tomando como modelo la conocida imagen del político y militar romano que se plasmó en bustos y monedas de la época romana pre-imperial, realizaron una recreación y reconstrucción tridimensional de la cabeza de Julio César, revelando cómo era su rostro y la forma de su cabeza.

Las fuentes y referencias de la época describen a Julio César como un hombre alto, delgado, fibroso y con un particular rostro donde despuntaba una nariz recta y una barbilla típicamente romana, además de una incipiente calvicie que le causaba una suerte de complejo físico. Con esa apostura, de hecho, fue retratado en los bustos y las monedas que se conservan de aquella época.

La imagen resultante de Julio César –una reconstrucción hecha de arcilla y silicona, para darle mayor autenticidad- alteró en todo caso algunos de las tradicionales y diferentes representaciones de sus rasgos, entregando un rostro con un cráneo prominente y otras características que desmienten algunos mitos que todavía se conservan sobre el genial militar y político romano. En el caso de su cabello, por ejemplo, la imagen recreada tenía menos pelo del que le han atribuido algunos historiadores, mientras que sus ojos resultaron más pequeños y agudos, algo menos impresionantes que los descritos por los libros históricos que abordaron la historia de su aventuras.

El arqueólogo Tom Buijtendorp, con respecto a la protuberancia craneal que mostró la reconstrucción tridimensional de la imagen de Julio César, no descartó que la desproporción del cráneo se debiera a una consecuencia de un parto difícil, que hubiera obligado a la madre del estadista romano a someterse a una cesárea, compleja operación médica que ya existía en su época, pero que se practicaba por lo general en mujeres ya fallecidas para salvar al bebé. (Fuente: www.guioteca.com)

Comentarios