Desenterraron ruinas de Betsaida, donde Jesús multiplicó panes y peces

domingo, 30 de agosto de 2020 · 16:04

Israel. El arqueólogo de la Universidad de Nebraska, profesor Rami Arav, asegura que, luego de más de 30 años de investigación en el área en busca de la ciudad bíblica de Betsaida, ha podido determinar su ubicación en el sitio arqueológico de Et-Tell, a orillas del río Jordán.

En sus excavaciones, el equipo de arqueólogos pudo desenterrar fortificaciones monumentales, almacenes de alimentos y la puerta de la ciudad; vestigios todos que datan de la Edad de Hierro.

En opinión de Rami Arav, esas ruinas pertenecen a la capital del reino de Geshur, más tarde Betsaida. El lugar ya aparece mencionado en el Libro de Josué -Antiguo Testamento- como una de las ciudades que rodean el Mar de Galilea (o Lago de Tiberíades), con el nombre de Zer o Tzed, que sería la denominación original de la antigua ciudad y que significa cacería y también pesca en hebreo, y de la cual derivó luego el nombre Betsaida, ciudad de pescadores.

Ahora bien, la hipótesis de Arav no tiene aceptación unánime. Existen otras teorías sobre la ubicación de Betsaida, como la de los profesores Steven Notley del Nyack College de Nueva York y Mordechai Aviam del Kinneret College (Israel), que sostienen que los restos de Betsaida se encuentran en otro sitio arqueológico, situado sobre la misma ribera del Jordán que Et-Tell, y cuyo nombre es El-Araj.

Para el Nuevo Testamento, es decir la sección de la Biblia que relata el ministerio de Jesús, Betsaida fue escenario de varios momentos clave de ese peregrinar. Jesús, nacido en Belén y criado en Nazaret, al llegar a la edad adulta se encuentra con su primo Juan El Bautista, que lo bautiza y lo reconoce como el Mesías que anunciaban los profetas. Jesús inicia entonces un periplo que justamente comienza en Betsaida donde recluta a sus dos primeros discípulos, Pedro y su hermano Andrés, ambos pescadores. “Seguidme y os haré pescadores de hombres”, les dice, y ellos dejan las redes y las barcas y ya no habrá marcha atrás. También Felipe, otro discípulo, era originario de Betsaida. “Felipe era de Betsaida, el pueblo de Andrés y de Pedro”, dice el Evangelio de Juan.

Los pisos de azulejos de la que podría haber sido la

Allí también, siempre según el relato de la Biblia, Jesús curó a un ciego y caminó sobre las aguas. Pero tal vez el milagro más popular es el de la multiplicación de los panes y los peces, episodio relatado en el Evangelio de Lucas.

En su peregrinación, Jesús era seguido por muchas personas, cautivadas por su mensaje. Aquel día, dice Lucas, Jesús se había retirado con los discípulos “a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida”. Pero, “cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados”. Cuando empezó a anochecer, los discípulos, inquietos, le dijeron a Jesús: “Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto”. Pero Jesús replicó: “Dadles vosotros de comer”, a lo que los discípulos respondieron: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados”.

Había cerca de cinco mil personas aquel día en Betsaida. “Hacedlos sentar en grupos, de cincuenta en cincuenta”, ordenó Jesús, y “tomando los cinco panes y los dos pescados, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y los partió, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente”.

Y concluye Lucas: “Comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos”. (Lucas 9:10-17, Biblia Reina-Valera, 1960).

Disputas científicas

Hasta ahí, el relato bíblico. Volviendo a la arqueología, en el otro sitio, El-Araj, se encontró una moneda de plata, un denario, de tiempos del emperador Nerón, año 65 ó 66 d.C. También una casa de baños de la época romana con un pavimento de mosaico.

El equipo arqueológico del Proyecto de Excavaciones de El-Araj, dirigido por los ya mencionados Mordechai Aviam y Steven Notley, afirma que esa es la verdadera ubicación de Betsaida. La tesis de que la ciudad bíblica estaba ubicada en realidad en El-Araj y no en Et-Tell tiene un respaldo en el libro del historiador judío Flavio Josefo (siglo I d.C.), que afirma que el hijo de Herodes el Grande transformó Betsaida, una aldea de pescadores; en una ciudad romana a la que bautizó Julias, en honor a Julia, la hija de Julio César.

En realidad son tres los asentamientos junto al mar de Galilea que han sido relacionados históricamente con la antigua Betsaida: Et-Tell, El-Araj y El-Mesydiah. En torno a ellos hay disputas arqueológicas. A comienzos de agosto, un comunicado del Proyecto de Excavaciones de El-Araj aseguró que, según excavaciones recientes en el lugar ubicado en la orilla norte del mar de Galilea, “a partir de ahora (ese) debería ser considerado el sitio principal para albergar la ciudad perdida de los apóstoles de Jesús”.

Por eso las declaraciones del profesor Rami Arav pueden ser leídas como una réplica a esa teoría y el indicio de que el debate no ha finalizado, y que otros arqueólogos seguirán defendiendo a Et-Tell como la verdadera Betsaida, tal como se lo pensó en los últimos 30 años, porque allí se encontraron vestigios del período helenístico (siglo II a.C.) y del período romano (siglos I y II d.C.).

La región es siempre atractiva para los arqueólogos y con frecuencia los hallazgos son confrontados con los relatos bíblicos, muy conocidos, y que ya son parte del imaginario colectivo. Atribuirse descubrimientos que puedan corroborarlos es sin dudas una aspiración de muchos investigadores en la zona.

Una emoción singular se vivió por ejemplo cuando, en el año 2009, y de modo casual, fue descubierta Magdala, la ciudad de donde provenía María Magdalena, tal vez el personaje bíblico femenino más relevante después de la madre de Jesús. El lugar había quedado sepultado por un movimiento telúrico hacia fines del siglo I de la era cristiana. Esa misma circunstancia hizo que Magdala quedara preservada tal como era en los tiempos de Jesús; al menos a nivel de los cimientos de las construcciones. (Fuente: Infobae)

La ruinas de la ciudad de Magdala

 

Comentarios