Cerveza roja, una delicia con origen escocés

viernes, 5 de febrero de 2021 · 00:30

Cualquiera que haya probado la tradicional cerveza escocesa sabe que es una de las más deliciosas que existen. En esta ocasión, te contamos algunas curiosidades de su historia y también compartimos algunas recomendaciones para aprovecharla al máximo.


Con su combinación de malta y cebada, su atractivo aroma frutal y su justa graduación alcohólica (cercana a los 5 grados), los atributos de esta singular bebida se destacan a primera impresión. ¿Los sentidos? Más que agradecidos.


Quizás suene exagerado, pero la sola creación de la cerveza roja hace que le debamos eterno agradecimiento a Escocia.


Hablar de sus orígenes es difícil ya que los mismos se remontan a varios siglos atrás. Sin embargo, es curioso ver cómo las características del territorio influyeron en la creación de la deliciosa cerveza roja.


Tanto en Escocia como en Gran Bretaña el lúpulo es muy difícil de conseguir, o al menos antes lo era mucho más que ahora. Esto llevó a desarrollar una variante de “birra” con poco contenido de este vegetal, lo cual explica la diferencia también con la cerveza negra.


¿Cuál es la clave de la “Scotch Ale”? El predominio de la malta y la cebada en su elaboración. El resultado es conocido por todos: un bello color rubí y un sabor que combina por igual detalles frutales y el amargor justo.


Los verdaderos amantes de esta cerveza saben también que existe su versión irlandesa, la “Red Ale”. Si bien el color es similar, las diferencias son tan sutiles como significativas.


En esta variante, lo que predomina es la malta caramelo y tostada. Esto es fundamental ya que es lo que le da a la cerveza roja de Irlanda su típico sabor más bien dulce.


¿Cómo aprovechar la cerveza roja?


Sí, seguro que para los fanáticos la respuesta es simple: bebiéndola y listo. No obstante, todas las cervezas se pueden pensar en términos de maridaje, y la roja no es la excepción.


En primer lugar, la cerveza escocesa es ideal para acompañar distintos tipos de carnes, como cortes de vaca, pollo y hasta pescados como el salmón y los mariscos. También funciona con quesos de amargura moderada y con la comida picante.


En cualquier caso, una de las claves para un mayor disfrute está en la temperatura de la cerveza. Los expertos aconsejan tomarla a unos 7 grados, que es la medida ideal para aprovechar al máximo sus sabores y aromas. (Fuente: Mdzol)

Comentarios